Despliega el menú
Opinión

Opinión

Empezar el año con Presupuestos

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 27/12/2019 A LAS 02:00
ARAGON VOTACION DEL INFORME DE LA PONENCIA DE PRESUPUESTOS / 26-12-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Reunión de la Comisión de Hacienda de las Cortes de Aragón.
Aránzazu Navarro

Después de que, hace dos años, el Gobierno de Aragón fuese incapaz de presentar siquiera un proyecto de Presupuestos para 2019 y de que los de 2016, 2017 y 2018 se aprobasen con varios grados de retraso, resulta un signo positivo que el actual Ejecutivo cuatripartito esté a punto de conseguir que la Comunidad comience el año 2020 con sus presupuestos correspondientes en vigor desde el 1 de enero.

Los Presupuestos son, en cualquier administración pública, el elemento más definitorio de su política; y constituyen un instrumento esencial para garantizar la buena gestión y el uso correcto del dinero de los contribuyentes. El retraso en la aprobación de los mismos, o la incapacidad para hacerlo, supone por tanto un signo negativo y perjudica el funcionamiento tanto de la Administración como de la economía y la sociedad. Durante el primer mandato de Javier Lambán como presidente, Aragón no consiguió comenzar ningún año con los Presupuestos correspondientes en vigor, pues el Ejecutivo, en minoría parlamentaria, tenía que embarcarse cada año en una intrincada negociación con Podemos. Para 2019, tuvo que prorrogar los del año anterior, ante la falta de entendimiento. Para 2020, sin embargo, después de que ayer la Comisión de Hacienda de las Cortes diera el visto bueno, es casi seguro que los Presupuestos se aprobarán el próximo lunes y que estarán, por tanto, en vigor ya el primer día del año. Eso es, en principio, una buena noticia. Y muestra que el improbable Gobierno cuatripartito que Lambán formó uniendo fuerzas que van desde el centro-derecha a la izquierda, tiene voluntad de estabilidad y puede funcionar. No obstante, no hay que perder de vista las advertencias de la oposición, que, además de quejarse, no sin razón, del escaso número de enmiendas admitido por la mayoría, señala que las cuentas pueden resultar irreales, especialmente si se ven afectadas por los ajustes que tenga que aplicar España para cumplir los compromisos europeos.

Etiquetas