Despliega el menú
Opinión

Opinión

El Faro

Por
  • Elena Capapé
ACTUALIZADA 24/12/2019 A LAS 02:00
Un programa de radio como 'El Faro' crea su propia comunidad.
Un programa de radio como 'El Faro' crea su propia comunidad.
HERALDO.

¿Qué es para ti y qué conforma tu mundo interior?, ¿cuál ha sido tu mejor amanecer?, ¿a quién encontraste cuando estabas perdido?, ¿quién canta las mejores coplas de antes y de ahora? Estas y otras cuestiones se plantean, de lunes a viernes, en uno de los principales medios sonoros (la radio) y en uno de los programas más evocadores que existen en la actualidad: ‘El Faro’ de la Cadena SER.

A la una y media de la madrugada, Mara Torres llega a las ondas y, con ella, un programa que cada día versa sobre un tema diferente: el interior, el mar, el amanecer, perder, los abuelos, reencuentros, etc. Durante sus dos horas y media de duración, se reflexiona, opina e informa sobre cada uno de ellos. Con ese fin, se da pie a expertos, que aportan su punto de vista profesional y a personajes públicos, que intervienen bajo el seudónimo de Gatopardo y comparten sus experiencias personales. La conducción corre a cargo de Mara, que confiere al programa el tono perfecto: sutil, sensible, cercano y apasionante.

Uno de los atractivos del programa es su unión con los oyentes. Estos pueden intervenir libremente a través de ‘notas audio’. La hora a la que se desarrolla y el tono tranquilo e íntimo han posibilitado crear una comunidad en torno al programa. Hay ‘fareros’ reincidentes que intervienen casi a diario. Es la familia de ‘El Faro’, que además de iluminar las ondas, une a oyentes insomnes. Aceptan nuevos miembros. Si las altas horas son disuasorias, siempre les quedará, como a mí, el formato ‘podcast’.

Elena Capapé es profesora de la Universidad San Jorge

Etiquetas