Despliega el menú
Opinión

Opinión

La partitura en peligro

ACTUALIZADA 06/12/2019 A LAS 08:40
Orquesta recurso
La partitura en peligro
Freepik

Uno de los historiadores españoles vivos más reconocidos y rigurosos, Juan Pablo Fusi, defensor de la "incuestionable cantidad y calidad democrática" que propició la Transición, comparaba hace un tiempo la Constitución del 78 con una partitura. Venía a decir que la excelente obra de un prestigioso músico puede acabar pareciendo un desastre si fallan sus intérpretes, pero la culpa no será de la Novena Sinfonía ni de Beethoven.

Hoy cumple 41 años la Carta Magna democrática más duradera desde el inicio del constitucionalismo español con el Estatuto de Bayona de 1808. Y en la semana del cumpleaños de esta Constitución madura, fruto de un milagroso consenso en unos momentos de máxima dificultad, se han constituido las Cortes de la XIV Legislatura. Unas Cámaras de representación que dan cabida a todos los sectores, incluidos aquellos que alardean de llegar dispuestos a romper en pedazos la mismísima partitura. Puede que no les resulte difícil: crear una gran obra requiere un denodado esfuerzo, destrozarla apenas cuesta unos segundos. Sobre todo si el propio aspirante a llevar la batuta está dispuesto a pactar con quienes quieren hacer añicos la pieza de Beethoven.

Llegados a este punto, las palabras que dejó escritas Amadeo de Saboya sobre España en su carta de renuncia a su reinado no dejan de tener vigencia siglo y medio después: "Si fueran extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados, tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la Nación son españoles".

Etiquetas