Despliega el menú
Opinión

Opinión

Arranca la XIV legislatura

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 04/12/2019 A LAS 02:00
Tomás Guitarte, diputado por Teruel Existe, en su primer día en el Congreso
Tomás Guitarte, diputado por Teruel Existe, en su primer día en el Congreso
Teruel Existe

Comienza oficialmente la XIV legislatura con un hemiciclo polarizado y con más extremismos, mientras el PSOE sigue buscando apoyos o abstenciones que permitan la investidura de su candidato a la presidencia del Gobierno. Es un panorama complejo en el que los partidos tienen la obligación de buscar soluciones que garanticen la gobernabilidad del país. Frente a las estrategias cortoplacistas de algunos y la lógica de bloques de otros, se impone la lógica institucional. Solo así se podrán abordar desde la estabilidad problemas largo tiempo postergados.

La nueva legislatura va a estar marcada por un Parlamento de minorías, en el que ningún partido tiene fuerza suficiente para actuar por sí solo y en el que todos deben dar lo mejor de sí mismos para dotar de estabilidad al sistema. Las dificultades para el pacto ya se reflejaron ayer a la hora de constituir la Mesa del Congreso, el órgano de gobierno de la Cámara Baja menos representativo de la historia de la democracia: seis puestos incluida la presidencia para el bloque de la izquierda (tres del PSOE y tres de Unidas Podemos) frente a tres de la derecha (dos del PP y uno de Vox). La polarización ideológica también se vislumbró, con una sobresaliente espectacularización de la política, en el guirigay de las fórmulas de acatamiento de la Constitución, incluyendo la de Teruel Existe. La indecorosa competición de proclamas y originalidades es una consecuencia del hecho de que más de un tercio de los diputados representan opciones antisistema, independentistas y anticonstitucionalistas. Por todo ello hacemos una nueva apelación a la responsabilidad de los partidos, sobre todo de los que conforman el gran bloque constitucionalista. Todos deben entender que el coste de mantener la política de bloques y la actual incógnita sobre la gobernabilidad del país es inasumible para quienes la promueven y para el propio sistema.

Etiquetas