Despliega el menú
Opinión

en nombre propio

Sociedad de Naciones

Por
  • Yolanda Gamarra
ACTUALIZADA 29/11/2019 A LAS 02:00
Opinión
'Sociedad de naciones'
Pixabay

Se cumplen cien años de la creación de la Sociedad de Naciones. El Tratado de Versalles (1919) estableció la primera organización internacional con vocación universal que sentó las bases para mantener la paz política, pero también social, apoyada en la noción de justicia y la reorganización de las relaciones internacionales. Tras no pocas negociaciones, España fue invitada a formar parte como miembro no permanente en el Consejo, junto a Bélgica, Brasil y Grecia. 

Este hecho marcó en buena medida la política exterior española en el marco de la Sociedad de Naciones en los años veinte y treinta. En el período de entreguerras, se le reconoció un papel activo en la diplomacia europea y en el diseño de un nuevo orden jurídico internacional. Los representantes españoles participaron vivamente en los debates sobre desarme, minorías o la agresión de Manchuria.

En la actualidad, deberíamos volver al pasado y trabajar con la misma ilusión que Salvador de Madariaga, Rafael Altamira, Pablo de Azcárate, Julio López Oliván o José María Quiñones de León en la defensa de los derechos humanos, la justicia y la paz para situar a España en un puesto destacado de las relaciones internacionales. Los retos de la política jurídica exterior del siglo XXI deben responder a los niveles de exigencia y control democrático de la ciudadanía española. Sin reconstrucción histórica y la consiguiente introspección intra-disciplinar que le acompaña es posible que los sesgos y puntos aciagos de los que adolece puedan acabar por afectar negativamente el diseño del rumbo internacional de España en el siglo XXI. 

Etiquetas