Despliega el menú
Opinión

Opinión

Limpieza en el deporte

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 27/11/2019 A LAS 02:00
Expectación a la entrada de la Comisaría Provincial de Huesca ante la detención de nueve personas en la segunda fase de la operación Oikos, este martes
Expectación a la entrada de la Comisaría Provincial de Huesca ante la detención de nueve personas en la segunda fase de la operación Oikos, este martes
Rafael Gobantes

La Policía Nacional ha practicado nueve detenciones en una segunda fase de la operación Oikos contra el presunto amaño en partidos de fútbol que golpea de lleno a la SD Huesca. Se impone, como siempre, el máximo respeto a la actuación de la Justicia y al principio de presunción de inocencia. A partir de ahí, el mundo futbolístico tiene que tomar conciencia de que su credibilidad se basa en la limpieza tanto en el juego como en la gestión.

Los arrestados, entre los que figuran el jugador zaragocista Atienza y los exdirectivos azulgranas Agustín Lasaosa y Juan Carlos Galindo (que ya fueron detenidos en la Oikos) así como el director financiero del club oscense, Carlos Laguna, estarían presuntamente implicados en el amaño del partido que disputaron el 4 de junio de 2017 el Reus y el Valladolid, con victoria del primero por 2-0, correspondiente a la penúltima jornada de la temporada de Segunda División. Las pesquisas apuntan a que la SD Huesca pagó una prima a los futbolistas del club catalán para que ganaran el encuentro y así asegurarse la disputa de los ‘playoff’ de ascenso a Primera. Los rumores de pactos para evitar descensos o para garantizar ascensos de categoría han sido frecuentes desde hace años, pero esta es la primera vez que se investigan judicialmente las llamadas primas a terceros. Ya era hora.

No cabe prejuzgar el resultado de un procedimiento judicial que está aún en sus inicios y en el que siempre debe primar la presunción de inocencia, pero el juez ha considerado que los indicios de delitos de corrupción entre particulares, administración desleal y blanqueo de capitales son suficientes para detener y tomar declaración a los sospechosos. El deporte focaliza expectativas e ilusiones de millones de personas y esa confianza no debe verse jamás traicionada. Defender la limpieza y la honestidad de las competiciones futbolísticas es una obligación legal y ética.

Etiquetas