Despliega el menú
Opinión

Opinión

La advertencia europea

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 21/11/2019 A LAS 02:00
El vicepresidente Dombrovskis y el comisario Moscovici, de la Comisión Europea, durante la rueda de prensa de ayer.
El vicepresidente Dombrovskis y el comisario Moscovici, de la Comisión Europea, durante la rueda de prensa de ayer.
Stephanie Lecocq / Efe

Las advertencias que ayer dirigió a España la Comisión Europea subrayan el hecho cierto de que las finanzas públicas de nuestro país se encuentran en un estado muy vulnerable. Una situación que resulta tanto más preocupante en un momento en el que aparecen numerosas incertidumbres sobre el futuro inmediato, lo mismo en el aspecto económico que en el político. El buen orden de las cuentas públicas será esencial para mantener el crecimiento.

España salió del procedimiento de supervisión por exceso de déficit hace pocos meses, pero debe seguir ateniéndose al pacto de estabilidad. Ese fue el compromiso que adquirió nuestro país al integrarse en el euro y resulta además indispensable para mantener la confianza de los inversores. El bloqueo político ha impedido que se aprobasen los Presupuestos del año en curso y tampoco se llegará a tiempo de iniciar 2020 con unas Cuentas elaboradas ‘ex novo’ y pensando en las circunstancias actuales. El borrador enviado por el Gobierno en funciones a Bruselas recibió ayer una severa crítica por parte de la Comisión, que estima que el aumento del gasto que prevé supondrá superar los límites previstos para el déficit público. Asimismo, Europa señala que España, al igual que otros países, como Francia, Bélgica o Italia, debe hacer un esfuerzo para reducir una deuda que está muy por encima del límite establecido. Estas son advertencias que el próximo gobierno deberá tener muy presentes y el pacto entre el PSOE y Podemos resulta a este respecto preocupante. El argumento de aumentar el gasto social es atractivo, pero si no se compensan los gastos con los ingresos resultará contraproducente. Subir la presión fiscal, por otro lado, tiene también efectos secundarios sobre la economía que es preciso tener muy en cuenta. La disciplina financiera y una organización eficiente del sector público son necesarias para que España pueda mantener el crecimiento económico y la creación de empleo.

Etiquetas