Despliega el menú
Opinión

Opinión

Sánchez se ‘navarriza’

ACTUALIZADA 17/11/2019 A LAS 02:00
Unidas Podemos (Together We Can) leader Pablo Iglesias speaks next to Spanish acting Prime Minister Pedro Sanchez during a news conference at Spain's Parliament in Madrid, Spain, November 12, 2019. REUTERS/Sergio Perez [[[REUTERS VOCENTO]]] SPAIN-ELECTION/
Pedro Sánchez presenta su acuerdo con Pablo Iglesias
SERGIO PEREZ

Dejemos a un lado a Podemos. Apartemos los temores sobre qué Pablo Iglesias formaría parte del Ejecutivo: si el conferenciante de las Herriko Tabernas, el agitador de un nuevo proceso constituyente en España, el asesor de Irán y Venezuela o el hombre que proclama el derecho constitucional a un vivienda digna desde su choza de Galapagar. Existe algo previo que nada tiene que ver con la evolución del político que ha pasado de renegar de la Carta Magna de 1978 a agarrarse a ella en cada mitin como a un tesoro. El génesis y la responsabilidad del acuerdo político pertenece en exclusiva a Pedro Sánchez, cuyo partido se ha reunido antes con los secesionistas que con Cs y el PP, a quienes no ha llamado. Un error que no es de bulto, sino meditado, buscado y televisado. Sánchez, el político que se aupó al poder gracias a los votos de Bildu y ERC, quiere repetir una alianza con aquellos que trabajan a conciencia para la ruptura de España. Ya dio el visto bueno en Navarra al pacto entre PSOE y Geroa Bai con Podemos y el apoyo de Bildu, y tal vez considere que es la mejor receta para garantizar la singularidad de la Comunidad vecina. Ahora, quiere emular otro episodio político vergonzante sin tener necesidad de ello. Y mientras, casi todos los barones del PSOE, salvo García Page y Lambán, obedecen y callan. Será que otorgan.

Etiquetas