Despliega el menú
Opinión

Opinión

Reivindicaciones y gobernabilidad

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 15/11/2019 A LAS 02:00
Los representantes de Teruel Existe, ayer, antes de viajar a Madrid.
Los representantes de Teruel Existe, ayer, antes de viajar a Madrid.
Javier Escriche

Aunque no se cerró un acuerdo, los representantes de Teruel Existe señalaron que habían encontrado en el PSOE receptividad ante sus reivindicaciones. La plataforma pone el énfasis en la urgencia de tomar medidas para paliar el cierre de la térmica de Andorra e intenta hacer valer el escaño del que dispone en el Congreso pero pensando en la gobernabilidad. En todo caso, también tiene que tener presente que la posible dependencia del gobierno de las fuerzas separatistas es una línea que en ningún caso debiera ayudar a traspasar.

Teruel Existe ha situado las reivindicaciones de la provincia en el centro de la política nacional, gracias a un escaño que podría ser decisivo. Los representantes de la plataforma, reunidos ayer con los del PSOE, piden que se desbloqueen las infraestructuras que la provincia tiene pendientes, que se dote económicamente un pacto de Estado para el reequilibrio territorial y, de manera urgente, que se compense el cierre de la térmica de Andorra. Esas demandas, compartidas por la mayoría de los aragoneses y de las fuerzas políticas de la Comunidad, son justas y perfectamente razonables, de manera que deberían poder ser asumidas por el nuevo gobierno. En todo caso, la decisión sobre el voto del diputado de Teruel Existe dependerá de posteriores reuniones. 

Por otro lado, Teruel Existe no puede abstraerse del contexto político general. Si el gobierno fuese a nacer con el apoyo directo o indirecto de partidos como ERC y Bildu, sería muy difícil entender que recibiese también el voto de la organización turolense. Hay ahí una línea roja cuyo traspaso no sería justificable. Y esa circunstancia es muy probable que se produzca, pues, ayer mismo, Sánchez aceptó el término ‘conflicto político’ utilizado por el secesionismo catalán; y no cerró la puerta a la exigencia de ERC sobre una mesa de diálogo al margen de las instituciones. Gobernar con el plácet de quienes buscan la ruptura de España no sería garantía de estabilidad política.

Etiquetas