Despliega el menú
Opinión

en nombre propio

Mañanita

Por
  • David Serrano-Dolader
ACTUALIZADA 09/11/2019 A LAS 02:00
Los españoles acuden a las urnas a votar en las Elecciones Generales
Los españoles acuden a las urnas a votar en las Elecciones Generales
Agencias

"Ayer se fue; mañana no ha llegado; hoy se está yendo sin parar un punto: soy un fue, y un será, y un es cansado". ¡Pero cuánto sabía Quevedo de política española del siglo XXI!

Ayer. Que si tú, que si yo, que si sí, que si no. Dame dos ministerios, no pongas misterios. Que te excluyo, que me excluyes, que nos incluyen… ¡mira que…, mira que…!

Hoy. Reflexiona; es ya mañana; uy qué nervios; y si suben; y si bajan; ganaremos (¿perderemos?); sé amable; ¿yo, culpable?; bla bla bla; beee, beee, beee (ovejitas).

Mañana. ¿Unidad de destino en lo universal? ¡Hemos ganado las elecciones! (¿hemos ganado o… somos ganado?). Logaritmos neperianos, sumas, restas, raíces cuadradas, raíces redondas, conversaciones mondas y lirondas. Dependencia de la independencia, diretes y dimes. Declaración institucional: ¡viva el vino, que es divino!

Paz, relax, sosiego pasiego. Y tú más pero… ¿pactamos? ¡Hala, porfa! Uno no vale si aún no llega, dos no pelean si uno no quiere, tres no firman si dos no tienen pluma, cuatro… son multitud. Reprimendas, componendas, votos fríos, pactos cálidos: que si aguilucho, que si estelada, que si una de las dos Españas ha de helarme el corazón. Si tú me dices voy, lo dejo todo; si tú lo dejas todo, yo voy: punto de encuentro. ¡Pactad, pactad; malditos! España te necesita, ¡té necesita España!: infusión contra la confusión, pensamiento frente al enfrentamiento, sabiduría frente a la tontería. Brindis al sol.

Como diría el loco: cree el ladrón… que vienen estos lodos.

Etiquetas