Despliega el menú
Opinión

Opinión

Berlín y la democracia liberal

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 09/11/2019 A LAS 02:00
30 años de la caída del Muro de Berlín: un día de incredulidad y alegría
30 años de la caída del Muro de Berlín: un día de incredulidad y alegría
Colección Pachica García Inda

Treinta años después de aquel esperanzador 9 de noviembre de 1989, en el que cayó el muro que durante décadas había dividido a la antigua capital alemana y a Europa entera por imposición de las dictaduras comunistas, el modelo de democracia liberal debe defenderse de nuevos populismos ultranacionalistas. La salvaguardia de la libertad y los valores cívicos pasa por renovar el contrato social que garantizó un gran progreso en la segunda mitad del siglo XX. 

Hace tres décadas, tras caer el Muro de Berlín, se dijo repetidamente que la Historia estaba dando un acelerón. Ciertamente, los acontecimientos se precipitaron de una forma imparable: desapareció la URSS, surgieron nuevas repúblicas, la democracia llegó a la Europa del Este, terminó el enfrentamiento bipolar por la extenuación de uno de los bloques y Estados Unidos se erigió en la única superpotencia. El resquebrajamiento del Telón de Acero generó el anuncio del ‘fin de la Historia’ y la ‘muerte de las ideologías’: la Historia había terminado por la universalización de la democracia liberal como forma final de gobierno humano (Fukuyama). Pero el neoliberalismo, sobre todo financiero, saltó por los aires en 2008 y Occidente entró en una aguda recesión económica, cuya mala gestión ha acabado generando el auge de los populismos ultramontanos y eurófobos.

En la actualidad se detecta cierta fatiga democrática y gobernantes populistas o ultranacionalistas como Trump, Johnson, Salvini o Puigdemont han conseguido situar en el epicentro del debate los conflictos de identidad en lugar del debilitamiento de las clases medias. Los partidos liberales, tanto de izquierda como de derecha, tienen la obligación de frenar al autoritarismo y el aislacionismo mediante políticas pragmáticas que resuelvan problemas concretos y convenzan al ciudadano de que la democracia liberal es la vía más prometedora para alcanzar un futuro mejor.

Etiquetas