Despliega el menú
Opinión

Opinión

Se llama ‘kale borroka’

ACTUALIZADA 20/10/2019 A LAS 02:00
Riot police officers are seen next to debris during a protest against the verdict in a trial over a banned independence referendum, in Barcelona, Spain October 19, 2019. REUTERS/Juan Medina [[[REUTERS VOCENTO]]] SPAIN-POLITICS/CATALONIA-PROTEST
Disturbios este sábado en Barcelona
JUAN MEDINA

Hastiados de sufrir durante decenios ataques en el País Vasco, ahora hunden Barcelona.

Se superponen estos días los argumentos para intentar captar la esencia y las supuestas motivaciones de la brutalidad que se vomita a diario en las calles de Barcelona, acaso olvidando que el terror solo se explica desde la ausencia de razones. Cuando en los años ochenta y noventa los llamados cachorros de ETA movían el árbol las noches de los fines de semana para que los ‘arzalluz’ y ‘otegis’ de turno recogieran las nueces, las sociedades vasca y navarra asumían el horror como un mal bíblico de imposible solución. Había que esperar a los lunes para reponer los contenedores, los cajeros automáticos y los autobuses calcinados. Se limpiaban las aceras de los restos de cócteles molotov, y si no te habían quemado la casa eras un tipo afortunado. Ahora algunos se sorprenden de la falta de una respuesta contundente de los líderes del separatismo, como si en España no se conociera el modus operandi de la prole secesionista, insaciable en el absurdo y articulada desde la violencia para ocultar tanto su fracaso como su frustración. Mientras los juristas debaten sobre si habría que aplicar el artículo 559 o el 573 del Código Penal -puro terrorismo-, los muchachos de Torra hunden Barcelona y Cataluña a la vez que Sánchez exprime su moderación a la espera de otro terrible episodio de pura ‘kale borroka’.

Etiquetas