Despliega el menú
Opinión

Opinión

Nuevo acuerdo para el ‘brexit’

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 18/10/2019 A LAS 02:00
El primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a la salida de la reunión sobre el 'brexit'.
El primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a la salida de la reunión sobre el 'brexit'.
Julien Warnand/Efe

Bruselas y Londres han pactado in extremis un nuevo acuerdo para que el próximo 31 de octubre el Reino Unido deje de ser miembro de la UE. Todo depende ahora de si lo ratifica el Parlamento británico, donde el Gobierno conservador no tiene una mayoría asegurada. De hecho, está en el aire que Westminster, que ya rechazó tres veces el primer acuerdo logrado en noviembre de 2018, dé su aprobación. El país sigue dramáticamente dividido por las consecuencias de un referéndum insensato que lo aboca a adoptar una decisión incierta y de tremenda dimensión geoestratégica. 

La cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE aprobó ayer el acuerdo del ‘brexit’ sellado por los negociadores comunitarios y británicos, aunque la auténtica incógnita es si lo avalará mañana el Parlamento de Westminster. Si es así, será el triste final de una batalla política y jurídica que arrancó un 23 de junio de 2016 con un referéndum en el Reino Unido que, contra pronóstico, puso en marcha la cuenta atrás para consumar el divorcio con Europa, apoyado por el 51,9% de la población británica y rechazada por el 48,1% restante. Pero es muy posible que sea necesaria una nueva prórroga, porque el este acuerdo tampoco tiene los apoyos asegurados después de que los unionistas norirlandeses del DUP, que con sus diez diputados sostiene al Gobierno conservador, hayan mostrado reticencias.

El ‘brexit’ ya ha fracturado la sociedad británica, ha dividido los distintos territorios que conforman el país, ha tumbado a dos primeros ministros, ha polarizado el Parlamento y ha minado la economía nacional. Pero su letalidad sigue intacta y puede acabar también con el populista Boris Johnson, que sigue pregonando que Gran Bretaña protagonizará una nueva revolución patriótica, sin querer ni oír hablar de las perniciosas consecuencias para los ciudadanos que auguran numerosos informes internos.

Etiquetas