Despliega el menú
Opinión

Opinión

Casado será el gran beneficiario del 10-N

ACTUALIZADA 14/10/2019 A LAS 02:00
Pablo Casado en un acto preelectoral.
Pablo Casado en un acto preelectoral.
Rafa Alcalde / Efe

Todos los dirigentes políticos son en alguna medida culpables de la repetición de las elecciones, pero no puede decirse que Pablo Casado sea el principal responsable. Y sin embargo, todo indica que será el mayor beneficiario. En los comicios del 28 de abril, el Partido Popular cayó en el pozo. Con el 16,6% de los votos, perdió de golpe nada menos que diecisiete puntos porcentuales; y con 66 escaños, se dejó en la gatera 71 diputados. Ahí es nada. Casado se estrenó en las urnas liderando el peor batacazo que haya sufrido un partido político en España desde la debacle de la UCD en 1982. Si Sánchez hubiera conseguido formar gobierno, ese estrepitoso fracaso hubiese sido la foto en la que Casado se quedase congelado durante cuatro años. La repetición electoral del 10 de noviembre le da en cambio la oportunidad de recuperar terreno rápidamente y salir de la sima. Y da la impresión de que así será. La mayoría de las encuestas señalan una recuperación del voto del PP, que llegaría al entorno del 20% y se acercaría al centenar de escaños. Muy lejos de los triunfos de Aznar en 2000 o de Rajoy en 2011, desde luego, pero suficiente para que Casado pueda quitarse la etiqueta de la derrota absoluta. Y con Ciudadanos en franco retroceso, la batalla por la hegemonía del centroderecha puede quedar decidida para mucho tiempo.

Etiquetas