Despliega el menú
Opinión

Opinión

La sentencia del 'procés'

ACTUALIZADA 13/10/2019 A LAS 02:00
El presidente del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, y el juez Juan Ramón Berdugo.
El presidente del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, y el juez Juan Ramón Berdugo.
Efe

A la espera de que se conozca formalmente la sentencia del juicio del ‘procés’, que presumiblemente se hará pública mañana lunes una vez haya sido firmada por los siete magistrados, todas las informaciones apuntan a que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo condenará a los acusados por delitos de sedición y malversación, apartándose de la rebelión. Los magistrados habrían rechazado este tipo penal, que había defendido el Ministerio Fiscal, al considerar que los exmiembros del Gobierno de la Generalitat no instigaron a la violencia aunque sí promovieron los incidentes con el ánimo de evitar la aplicación de las leyes

La sentencia, que con casi total seguridad podría darse a conocer mañana lunes, condenará a los líderes secesionistas por delitos de sedición y malversación, apartándose de las penas por rebelión solicitadas por la Fiscalía. Los magistrados, que habrían buscado la unanimidad, compartirían con esta sentencia la misma reflexión de la Abogacía del Estado, que consideraba que el ‘procés’ no llegó a ser un delito de rebelión porque le faltó la intensidad y la violencia que requiere este tipo penal. Los cuatro meses y 52 sesiones del juicio, que quedó visto para sentencia el pasado junio, han permitido que la Sala de lo Penal condene –con penas inferiores a la rebelión– por un delito de sedición a los independentistas que actualmente permanecen en prisión. Quedan por rendir cuentas ante la Justicia aquellos que permanecen huidos, en especial el expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, artífice de uno de los mayores ataques perpetrados contra la democracia española. La sentencia representa, en cualquier caso, un primer e importante paso para la recuperación de la normalidad en Cataluña, puesto que solo bajo el respeto a la ley es como se puede garantizar la convivencia.

Etiquetas