Despliega el menú
Opinión

Opinión

Baile de fechas con Andorra

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 11/10/2019 A LAS 02:00
Un aspecto de la central térmica de Andorra.
Un aspecto de la central térmica de Andorra.
Aránzazu Peyrotau / HERALDO

El Ministerio para la Transición Ecológica, jugando con la fecha de parada de la central, ha sumado estos días una nueva confusión al drama provocado por el cierre de la térmica de Andorra. El adelanto al 1 de enero hubiera supuesto daños añadidos y bueno es que se mantenga el plazo previsto. Ayer en Teruel, Pedro Sánchez reiteró sus compromisos con Andorra para una ‘transición justa’, pero el indispensable convenio continúa sin concretarse y sin firmarse.

Mientras crece cada día la inquietud en la comarca de Andorra a medida que se acerca el fatídico momento del cierre de la térmica sin que se hayan asegurado las compensaciones e inversiones alternativas indispensables, el anuncio realizado el miércoles de que la parada se adelantaba desde el 30 de junio al 1 de enero -cambio de calendario confirmado directamente a HERALDO por el Ministerio en ese momento- no podía sino aumentar la angustia y la indignación. El Gobierno, quizás tras percatarse de las repercusiones electorales y el mismo día en el que Pedro Sánchez visitaba Teruel, rectificó ayer y volvió a la fecha inicialmente prevista. Habrá que ver, de todas formas, en qué condiciones trabaja la central los seis últimos meses, porque la empresa no cuenta al parecer con suficientes reservas de carbón.

El presidente del Gobierno en funciones aprovechó su participación en un mitin en la capital turolense para volver a expresar su apoyo a los trabajadores de la térmica y su compromiso con una ‘transición justa’. Un lema que el Ejecutivo defiende pero que, para hacerse realidad, tendría que concretarse cuanto antes en el convenio que está pendiente de firmarse y cuyos presupuestos y contenido preciso siguen sin conocerse. La situación política nacional no favorece la toma de decisiones, pero es evidente que, cuando faltan poco más de ocho meses para el cierre, la comarca de Andorra necesita que los compromisos se transformen cuanto antes en soluciones.

Etiquetas