Despliega el menú
Opinión

Opinión

El valor de la fontanería

ACTUALIZADA 07/10/2019 A LAS 02:00
Rivera se abre a pactar también con el PSOE para que haya gobierno
Rivera se abre a pactar también con el PSOE para que haya gobierno
Efe

Se habla poco ahora de los ‘fontaneros’ de la Moncloa, pero fue un término muy habitual en la época de la Transición. En realidad, siempre los ha habido. El célebre ‘equipo de Soraya’ fue, por ejemplo, el grupo de asesores de Mariano Rajoy. Todos los presidentes del Gobierno han tenido una potente infraestructura de apoyo.

Después de casi medio siglo, la gran novedad en la ‘fontanería monclovita’ ha llegado con Iván Redondo. Se trata de un profesional de la asesoría política que, por primera vez, no es solo un consejero, como Pedro Arriola con Rajoy y Aznar, sino que es el jefe de Gabinete de Pedro Sánchez: está al mando de la acción política del presidente, maneja su agenda y toma decisiones de gestión cada día. En el PSOE, ese puesto siempre fue para un hombre del partido, como el omnipresente José Enrique Serrano, que lo fue con González y con Zapatero. Sin embargo, Redondo, aunque fue jefe de Gabinete de un presidente autonómico del PP (José Antonio Monago), hoy tiene la confianza absoluta de Sánchez.

Este ‘mercenario’ de la política es un buen paradigma de la actual profesionalización de las campañas. En el nuevo márquetin político (el de las tres ‘t’: tecnología, tecnócratas y técnicas), los asesores del candidato son más importantes incluso que su propio partido. Y, con frecuencia, los bandazos ideológicos y estratégicos de unos y de otros son la consecuencia de esta pasión por las encuestas y los cálculos electoralistas. Ahí está el caso de Albert Rivera. En un año ha pasado de posiciones socialdemócratas a liberales y después ultramontanas, para volver ahora al centro. Un buen ‘fontanero’ clásico le hubiese ahorrado este absurdo viaje que puede hundirle en las urnas.

Etiquetas