Despliega el menú
Opinión

Opinión

Crueldad sin límites

Por
  • Esperanza Pamplona
ACTUALIZADA 05/10/2019 A LAS 02:00
La pareja detenida en Pedrola por el asesinato del informático vasco
La pareja detenida en Pedrola por el asesinato del informático vasco
Heraldo

Nuevas formas de violencia se abren hueco en nuestra sociedad. Desde que el hombre es hombre ha habido muertes, robos y situaciones despiadadas y truculentas. Pero la crueldad premeditada nunca había sido moneda de curso diario. Y ahora, parece que sí.

Las circunstancias del crimen de José Antonio Delgado, el informático de Guecho que vino a Zaragoza porque había quedado con una chica, son realmente espeluznantes. No solo por la sevicia de la muerte, sino por la vulnerabilidad que rodea a quien solo trataba de paliar su soledad. Había contactado con una mujer a través de una web de contactos. Seguro que él asumía ciertos riesgos: un desplante, una desilusión, una situación tensa… Pero no la muerte.

La foto que circula de los presuntos asesinos es reveladora. Se muestran desafiantes, seguros, fríos, exhibicionistas… los amos de su pequeño y oscuro universo. Un poder conquistado de forma salvaje y feroz.

El mismo poder que ejerció otra pareja contra una nonagenaria zaragozana que acababa de sacar dinero del banco. La siguieron hasta su casa, la tiraron en el portal como si fuera morralla y la abandonaron a su suerte.

La distopía de Kubrick en ‘La naranja mecánica’ comienza a rozar la realidad. Los límites en los que confiábamos se van diluyendo.

Etiquetas