Despliega el menú
Opinión

Opinión

Tiza y tarima

Por
  • Octavio Gómez Milián
ACTUALIZADA 22/09/2019 A LAS 02:00
La pizarra, un elemento fundamental en el aula.
La pizarra, un elemento fundamental en el aula.
Laura Uranga / HERALDO

Creo en la tiza y en la tarima. Creo en las tablas de multiplicar y en el papel pautado. Creo en que me traten de usted y en tratar de usted a mis mayores. Creo que la puntualidad no es una cualidad sino una obligación. Creo que ser cariñoso con mis alumnos no está reñido con que reconozcan mi autoridad en el aula. Creo en contar con los dedos y utilizar la calculadora. Creo en los libros de texto y en tratarlos como algo único y valioso. Creo en estudiar los ríos en Canarias, la Corona de Aragón en Castilla y el español en Cataluña. De acuerdo, no creo en la lista de los reyes godos pero sí en la de los presidentes desde Adolfo Suárez. Creo en poner notas numéricas en los exámenes y en los ceros que traen los folios vacíos. Creo en el latín, la música, las matemáticas y la informática. Creo en el dórico, jónico y corintio. Creo en la convivencia pacífica de las pizarras digitales y analógicas, los chicos y las chicas en la misma clase, la foto del Rey en el despacho del director. Creo que sería mejor que las clases de religión no se dieran en los institutos. Creo que el catolicismo es una buena opción de vida, sobre todo la parte de querer a tu padre y a tu madre. Creo en dirigirme a los presentes en masculino genérico porque la Real Academia Española de la lengua es uno de los últimos diques ante la barbarie. Creo que todo esto fomenta el pensamiento crítico y te hace moderadamente feliz. Como hicieron conmigo antes mis maestros, trataré de seguir. 

Octavio Gómez Milián es profesor y escritor

Etiquetas