Opinión

Opinión

Encontronazo en las Cortes

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 13/09/2019 A LAS 02:00
Arturo Aliaga, vicepresidente del Gobierno de Aragón.
Arturo Aliaga, vicepresidente del Gobierno de Aragón.
Guillermo Mestre

En el natural y legítimo debate parlamentario entre el gobierno y la oposición, el vicepresidente Arturo Aliaga ha tenido que hacer frente ya a la primera bronca en las Cortes con reproches del PP por haberse sumado al cuatripartito (PSOE, PAR, Podemos-Equo y CHA). El líder aragonesista, el miembro más expuesto del Ejecutivo, debe buscar su acomodo en el Pignatelli afianzándose en esa posición de sentido común que tanto reclama.

El PP, como era previsible, ha aprovechado la primera oportunidad parlamentaria que ha tenido. La comparecencia del vicepresidente y consejero de Industria para presentar los ejes de trabajo de su departamento en esta legislatura dio lugar ayer a un aluvión de críticas por parte del portavoz de Industria del Partido Popular, Sebastián Contín, quien, además de lamentar las «vaguedades» de Aliaga en su intervención, aludió con ironía a su «habilidad» por haber sacado la «mayor tajada posible» del peor resultado del PAR en su historia, con mucha más influencia en el Gobierno que otros partidos que le doblaron en votos. Está claro que la oposición, y especialmente el PP, va a explotar al máximo las posibles contradicciones de que un partido como el PAR comparta la acción de gobierno con una formación situada en sus antípodas ideológicas, Podemos.

El movimiento se demuestra andando y Aliaga debe demostrar con una activa acción moderadora dentro del gabinete de Javier Lambán su vocación de hombre de centro. La oposición no se lo pondrá fácil, pues no va a perdonar lo que considera una veleidad de los aragonesistas al pactar con Podemos. Por eso debe trabajar a fondo para demostrar la utilidad del cuatripartito, por ejemplo, sacando adelante unos presupuestos para 2020 que evite prórrogas como la actual y defendiendo los intereses aragoneses en cuestiones tan decisivas como la mejora de la financiación autonómica.

Etiquetas