Opinión

Opinión

Romper cosas

Por
  • Javier Sebastián
ACTUALIZADA 11/09/2019 A LAS 02:00
Donald J. Trump, junto al primer ministro británico Boris Johnson
Donald J. Trump, junto al primer ministro británico Boris Johnson
DYLAN MARTINEZ / EFE

Aún veo a Boris Johnson y a Donald Trump bajando juntos por la escalinata de uno de los edificios donde se celebró la última cumbre del G7. Las formas importan. A ambos los une su espantoso corte de pelo. En el caso del primer ministro británico, se ve que un sobrinico suyo se las apaña con las tijeras de la guardería para darle esos trasquilones que lleva. Johnson y Trump también se parecen en lo torpes, deshinibidos y pendencieros que son. Un par de amigotes saliendo de un concierto de los Sex Pistols. Esa bajada por la escalinata del G7 estuvo llena de empujones entre los dos. Lenguaje corporal. Gente nacida para romper cosas: el tratado de no proliferación de armas nucleares, los acuerdos sobre el cambio climático, la frontera con Méjico y el resto del mundo, las relaciones comerciales con China. Y ahora Europa. ¿Dejarían en manos de uno de ellos el jarrón de la abuela? Ni soñarlo, de un traspiés tontorrón lo tirarían al suelo.

Bob Woodward escribió un libro estremecedor sobre Trump que se titula ‘Miedo’. Como se leía en esa lección magistral de lenguaje publicitario que es el anuncio que insertó en un diario de Barcelona el dueño de un negocio de relaciones masoquistas: «Si quieres pasarlo bien, no vengas». Pues igual, casi mejor que no lean el libro de Woodward. Luego están Bolsonaro, Salvini, Kim Jong-un... ¿Cómo hemos podido llegar hasta aquí? Ojalá se pase pronto el siglo. O el siglo acabará con nosotros.

Etiquetas