Opinión

Opinión

Tangana, el artista censurable

ACTUALIZADA 08/09/2019 A LAS 02:00
C. Tangana en una fotografía promocional.
C. Tangana en una fotografía promocional.

Un rapero, si no provoca, no es genuino. El género en España es una imitación del original americano, invento de jóvenes negros airados por sus condiciones de vida en las grandes urbes de EE. UU. Entre nuestros más descollantes cantadores recientes hay dos raperos (sin contar a la Mala Rodríguez, que es jerezana y la mejor de todos).

Se hacen llamar Valtonyc y Tangana. El primero es un delincuente, entusiasta de ETA y el GRAPO, que reclama violencia criminal como venganza contra el sistema. El segundo, que se llamó Puchito y Crema (cuando quería ser suave), hoy es Tangana y ha optado por sexualizar sus recitados y vídeos, llenos de mujeres con atributos físicos que lo excitan un montón. A diferencia del matón Valtonyc, Tangana tiene talento.

Las letras de Valtonyc son emisiones clónicas de bilis negra, vomitada sobre la política y las instituciones españolas: "La justicia es simple, pero está de vacaciones con Publio Cordón en el Caribe", "La constitución se viola como una puta, pero, como con Publio Cordón, los GRAPO tienen la culpa", "Queremos la muerte para estos cerdos", "Sofia en una moneda, pero fusilada", "A ver si ETA pone una bomba", "ETA es una gran nación", "Justicia sería pasarlos por la guillotina", "Que tengan miedo, joder. Que tengan miedo como un guardia civil en Euskadi", "Se traspasa la cloaca de Ortega Lara y muchos rumorean que Rubalcaba merece probarla", "Que explote un bus del PP con nitroglicerina", "Cospedal no reiría tanto en un zulo a cuarenta grados", "Qué pena que no haya cerca gulags como Siberia", "Puta policía, puta monarquía", "Contagio la rabia resurgida del treinta y seis", "El próximo Paracuellos será en mi puta isla" [Mallorca], "Siete tiros de la glock [pistola] de Iñaki Bilbao [el asesino etarra] al juez", "Bauzá [presidente balear] debería morir en una cámara de gas, pero eso es poco, su casa, su farmacia, le prenderemos fuego", "Por mí el Bauzá habría muerto ya de una bomba", "Burgués, ni tú ni nadie me harán cambiar de opinión, cabrón, seguir el acto de fusilar al Borbón", "Socialicemos los medios de producción a tiros y a la mierda los votos", "Llegaremos a la nuez de tu cuello, cabrón, encontrándonos en el palacio del Borbón, kalashnikov" , "Le arrancaré la arteria y todo lo que haga falta", "Queremos la muerte para todos estos cerdos", "Mataría a Esperanza Aguirre, pero antes, le haría ver cómo su hijo vive entre ratas", "A la mierda la palabra, viva el amonal", "Miguel Ángel Blanco, Carrero Blanco, bah, ya no, ahora toca a Juan Carlos". Y, así, ciento.

Una de sus deposiciones dice: "Yo no tengo huevos a [sic] pillar una metralleta, pero al menos no condeno al que se atreve. Partidos revisionistas, me la coméis".

Iglesias no quiere a Tangana

Tangana, en cambio, disimula como puede que es buena gente. Ha escrito canciones con Rosalía, llantos por el mal amor. Su machismo es una pose,: cuando se esconde tras su nombre real (Antón Álvarez), pone en boca de una mujer esta idea: "Yo era tuya, compañero, hasta que fuiste carcelero". Un verso feminista. Y, al revés que Valtonyc, sabe música. No tanta como su expareja Rosalía, alumna de Chiqui de La Línea en la Escuela Superior de Música de Barcelona, pero sabe. Ambos compusieron la triunfadora ‘Malamente’. Y, al contrario que el terrorista bocón, no amenaza, pero puede soltar un buen guantazo.

A Valtonyc, por pedir en público la muerte para media España, lo ha condenado la justicia, pero no ha sido vetado por la sedicente izquierda popular. Prófugo en Bélgica, acaba de editar otro cedé antiespañol. Pablo Iglesias ha dicho que discrepa de su procesamiento, pero ni mención de vetos. Tangana sí ha sido vetado por el partido. Y dice que por machista.

En el mundo del rap, hay peleas retóricas y físicas. Se llama ‘beefs’ (usar la jerga da lustre iniciático). Un veterano del pop, apodado ‘el Nega’, se burló de un anuncio de ropa Lacoste hecho por Tangana. Este, airado, repuso que el Nega y su grupo eran "las putas de Pablo Iglesias" y, además, fue en su busca y le arreó un mamporro. Iglesias, encantado de ser alguien en un mundillo tan ‘cool’, tomó públicamente partido por el Nega. Y desde entonces, los podemitas, que nunca han protestado por las actuaciones de Valtonyc, se enfurecen si se trata deTangana. La edil (o edila) Ana Viñals, del mismísimo Bilbao, lo denunció por machista y logró que el Ayuntamiento, dirigido por un piadoso peneuvista, le anulara el contrato.

O sea: que la libertad de creación sí tiene límites, cuando conviene. Elkarrekin/Podemos pone este: "No podemos permitir que una institución pública se permita el lujo de contratar a un grupo que reproduce los estereotipos machistas". Están contra la exhibición sexista de culos y pectorales de mujer. Actitud muy loable.

Como dijo Iglesias, no comparte las violencias valtónycas, pero se opone a su censura y procesamiento. Nalgas y mamas son una cosa. El amonal y la guillotina, claramente, otra. No necesitan veto.

Etiquetas