Despliega el menú
Opinión

Opinión

Más estrategias que inteligencia

ACTUALIZADA 07/09/2019 A LAS 02:00
Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias y Abascal.
Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias y Abascal.
Heraldo

Han acumulado un rosario de argumentos durante el verano muy celebrado por las parroquias internas. Por nadie más. España padece un gobierno en funciones desde que Rajoy dejó libre su escaño sin que sus señorías se pregunten en verdad para qué han sido elegidos, cuál es el significado de un proceso de investidura, qué responsabilidades atesora y se antojan inherentes en un diputado, en un líder de un partido. Quien ha querido asimilar la negociación para formar gobierno con un tablero de ajedrez desconoce que España no necesita ni gambitos ni, mucho menos, enroques. El regate en corto, la pretendida y rácana victoria de quien considera que ha tejido el relato, que ha logrado endosar al adversario todas las responsabilidades del fracaso, ignora hasta qué punto España precisa de otros gobernantes, de otros líderes, otros representantes asentados en el sentido común y, sobre todo, en el sentido de Estado. Una nación no debería estar jamás pendiente de la incapacidad probada de quienes piensan más en términos de poder que en la obligación de servicio. Y nuestros líderes nacionales se han paseado con cierta altaneria propia de la ignorancia por un verano político digno de olvidar. Alguien apunta que el salario solo deberían cobrarlo cuando se forme de una vez un gobierno. No sucederá.

Etiquetas