Opinión

Opinión

Pronóstico reservado

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 04/09/2019 A LAS 02:00
OFICINA DE EMPLEO ( INAEM ) / 04/09/2018 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Una oficina del Instituto Aragonés de Empleo, Inaem.
Oliver Duch

En plena oleada de preocupación por las señales negativas que emite la economía global, lastrada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el empleo ya se resiente en Aragón y en el conjunto de España. Es imprescindible afianzar la estabilidad política para dinamizar la inversión pública, favorecer la actividad empresarial e insuflar confianza entre los ciudadanos. 

El paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo aumentó en Aragón un 1,7% en agosto respecto al pasado julio, al igual que creció en el conjunto de España (1,8%). Es cierto que agosto no suele ser estadísticamente un buen mes para el empleo por la finalización de gran parte de la contratación estival ligada a actividades estacionales. No obstante, el comportamiento del empleo muestra signos claros de desaceleración, especialmente en el caso aragonés, con menor reducción del desempleo en términos interanuales. Además, este mal dato macroeconómico se suma a una cascada de otros también negativos: las ventas de vehículos se han desplomado, las exportaciones han perdido dinamismo, la inversión se ha hundido, la industria y las transacciones de viviendas se han contraído, el consumo de energía eléctrica ha caído y la confianza empeora claramente.

Aunque no se debe caer en un pesimismo paralizante, tampoco hay que ignorar que sobre las economías española y mundial concurren indicadores que anticipan que el próximo año será bastante peor que este. En este escenario urge adoptar medidas a todos los niveles, desde el autonómico al mundial pasando por el español y el europeo. En este sentido sea bienvenida la puesta en marcha de una agenda aragonesa por el empleo, que ayer anunció la consejera Marta Gastón. Pero hacen falta muchos más estímulos. De hecho, el Banco de España acaba de pedir más gasto público a aquellos países que cuenten con unas cuentas públicas más saneadas.

Etiquetas