Opinión

Opinión

El cuaderno de principio de curso

ACTUALIZADA 04/09/2019 A LAS 02:00
Cuadernos de principio de curso
Cuadernos de principio de curso

Los cuadernos por estrenar del nuevo curso político vienen ya con borrones. Donde debería haber proyectos e impulso, hay incertidumbres y desconfianza. El parón de verano no ha despejado las incógnitas. El prolijo programa presentado ayer por Pedro Sánchez, con la significativa inclusión por escrito del rechazo a un referéndum en Cataluña, puede valer para una investidura... O para esas elecciones espectrales que el PSOE teme y desea a la vez, porque nunca se sabe si podrían dar a la oposición una inesperada oportunidad.

La parálisis política afecta directamente a los ciudadanos, por ejemplo en forma de ese dinero que no llega a las arcas autonómicas -no es cierto en absoluto que no pase nada por vivir prolongadamente con Gobierno en funciones-. En los valles pirenaicos, llenos de gente y de actividades este verano, algunos hosteleros han detectado claros síntomas de retracción del consumo: más raciones compartidas, menos alegría en las rondas. Los datos del paro, ayer, no fueron alentadores. Agosto marcó su peor registro en los últimos años, en línea con los dos últimos meses. Nunca hay buenas cifras cuando acaba la campaña veraniega, pero casi todos los sectores de actividad se vieron afectados. El cuaderno de principio de curso debería llenarse de deberes hechos.

Etiquetas