Despliega el menú
Opinión

Opinión

Padres idiotas

Por
  • Juan Luis Saldaña
ACTUALIZADA 27/08/2019 A LAS 02:00
Homer Simpson y su esposa, protagonistas de la serie de animación.
Homer Simpson y su esposa, protagonistas de la serie de animación.

Son idiotas y nos hacen gracia. Los padres que aparecen en muchas series de dibujos animados son una caricatura perfecta. Se llaman Homer Simpson, Richard Watterson, Papá Pig, Peter Griffin o Nobisuke Nobi. Son vagos, simples, egoístas, torpes y estúpidos. No son los únicos. Muchas series, comedias de la tele y películas infantiles muestran esta imagen que es, por cierto, un estereotipo muy fácil. Los personajes son divertidos y suelen acertar en actitudes y detalles. Después de haber metido la pata cien veces, se redimen, por lo general, con un acto casi heroico. Estos padres me ayudan a ver clara una realidad que subyace en nuestra sociedad y en parte de nuestra educación a la que llamo 'machismo inducido'.

"Como no van a ser capaces de hacerlo bien, ya lo hago yo". "Como siempre va a ser un desastre, ni siquiera se lo sugiero". "Como es tan egoísta, lo doy por imposible". Este tipo de ideas se siguen transmitiendo de padres a hijos y también entre parejas. Cuando decimos "es un problema de educación" hablamos también de esto.

Para algunos, las prolongaciones de estas caricaturas son un refugio muy cómodo para escapar de sus obligaciones. Las cesiones y renuncias de la otra parte son una reafirmación en el chapoteo en la nada. En realidad, a muchos padres les gusta ver la idiotez de estos personajes porque saben reírse de sí mismos. Y eso solo lo hacen los que son inteligentes.

Juan Luis Saldaña es escritor y periodista

Etiquetas