Opinión

Opinión

Ahora, la miseria tiene glamur

Por
  • Esperanza Pamplona
ACTUALIZADA 24/08/2019 A LAS 02:00
Fotograma de 'Slumdog Millionaire'
Fotograma de 'Slumdog Millionaire'
Heraldo

Las redes sociales, sobre todo Instagram, son ya el escaparate de nuestra vida, y en estos días, de nuestras vacaciones. Fotos con amigos, en restaurantes, paisajes, atardeceres, sonrisas y pieles. Y cada vez abundan más otro tipo de imágenes, selfis de turistas ‘de marca’ rodeados de entornos de pobreza absoluta. ‘Pornomiseria’.

Un estudio de Trip Advisor concluye que la experiencia ‘top 10’ para los viajeros experimentados no se la lleva ningún destino de ensueño, sino un barrio de chabolas situado en Bombay, Dharavi, donde se rodó la película ‘Slumdog millionaire’, donde la gente vive hacinada, sin vertido, ni baños y entre ratas.

En ese paisaje una joven rusa rubia de aspecto frágil se asoma en Instagram y define su paseo como experiencia "inolvidable", a la par que expresa su "respeto" para quienes viven allí.

El mismo fenómeno se produce en algunos suburbios de Brasil o Sudáfrica.

Occidente se lame las heridas y se arrulla en su comodidad más a gusto cuando puede oler la peste de los vertederos donde viven otros. Y como esas visitas nos reconcilian con nuestra situación y nos hacen sentir intrépidos y transgresores, ahora las vendemos enlatadas, listas para consumir.

Etiquetas