Despliega el menú
Opinión

Más aulas prefabricadas

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 20/08/2019 A LAS 02:00
AULAS PREFABRICADAS EN EL COLEGIO RIO SENA DE MIRALBUENO ( ZARAGOZA ) / 19/08/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Aulas prefabricadas instaladas en el Colegio Río Sena de Miralbueno, en Zaragoza.
Oliver Duch

A pesar de que la anterior consejera de Educación, Mayte Pérez, esperaba prescindir completamente de ellas este año, lo cierto es que, por el contrario, el curso 2019-2020 comenzará con más aulas prefabricadas que el anterior en los colegios e institutos públicos aragoneses. Este tipo de instalaciones, que no están a la altura de la dignidad que demandan padres, docentes y alumnos, deberían ser excepcionales, pero el sistema educativo no consigue librarse de ellas.

Al menos en una decena de centros educativos públicos habrá que recurrir el próximo curso a aulas prefabricadas, o barracones, para suplir la falta de espacio en sus respectivos edificios. Y, por más que el actual consejero, Felipe Faci, considere, con toda razón, que estas instalaciones solo son adecuadas "para un curso o, como máximo, dos", lo cierto es que en algunos lugares, como en el IES Goya de Calatayud, se han convertido en elemento habitual del paisaje escolar. 

Aunque estén bien acondicionados, los barracones no son el tipo de aulas que esperan ni los padres ni los profesores ni los alumnos, ni están a la altura de la dignidad que debe tener el servicio educativo, que tiene que posibilitar que los barrios y los pueblos se sientan orgullosos de sus centros escolares. Además, con frecuencia restan espacio a los patios de recreo o a otras dependencias que también son importantes. El compromiso de la consejera Pérez no se ha cumplido, el número de estas aulas aumenta incluso respecto al año anterior.

 Sin duda que la planificación del mapa educativo es una tarea compleja, pero llama la atención el permanente fracaso de la Administración autonómica a la hora de prever las tendencias sociales y demográficas y de anticiparse a las necesidades de escolarización. Es cierto que se avanza en la construcción de las infraestructuras previstas, pero con una demora y una lentitud que decepciona a muchas familias. Y mientras tanto, muchos niños aragoneses siguen asistiendo a clase en barracones.

Etiquetas