Opinión

Peligro de recesión

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 15/08/2019 A LAS 02:00
El dato del PIB alemán fue recibido con fuertes caídas en las bolsas.
El dato del PIB alemán fue recibido con fuertes caídas en las bolsas.
Efe

El descenso del PIB alemán en el segundo trimestre del año debe ser interpretado como algo más que una mera advertencia sobre las dificultades económicas del futuro inmediato. La acumulación de factores de incertidumbre y de amenazas, unida a la evolución del ciclo económico aproximan a la economía internacional, particularmente a la europea, al borde de una recesión. Y esta circunstancia coge a España en una situación política que la hace especialmente vulnerable.

España lleva demasiado tiempo sin contar con un gobierno verdaderamente operativo y la incapacidad de los partidos para formar un nuevo gabinete no augura una rápida solución. Esta parálisis política resulta mucho más grave, e incluso alarmante, en un momento en el que el peligro de que la economía europea y quizás también la española entren en recesión se hace cada vez más patente. Es cierto que el PIB de nuestro país sigue creciendo por encima de la media de la zona del euro, pero los indicadores desfavorables se repiten en los últimos meses, augurando que, como mínimo, el crecimiento pierde impulso. Esta realidad quizás no sea extraordinaria teniendo en cuenta la evolución lógica del ciclo económico, pero se complica sobremanera a causa de un entorno internacional en el que no dejan de aparecer focos de tensión y de incertidumbre que repercuten negativamente sobre la actividad y las expectativas económicas.

 El dato del descenso del PIB en Alemania, conocido ayer, sitúa a la primera economía europea al borde de la recesión y fue recibido con importantes caídas en las bolsas. No es posible negar, por tanto, que España y toda Europa corren el peligro de sufrir una nueva crisis económica, que no tendría por qué ser ni tan profunda ni tan larga como la iniciada en 2008, pero que requiere una dirección política decidida y firme, tanto en el nivel europeo como en el nacional. Prolongar en estas circunstancias la interinidad del Gobierno parece una arriesgada irresponsabilidad.

Etiquetas