Despliega el menú
Opinión

El tranvía y el consenso

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 12/08/2019 A LAS 02:00
Recreación del tranvía a su paso por la plaza de la Ciudadanía
Recreación del tranvía a su paso por la plaza de la Ciudadanía
AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

El nuevo gobierno de Zaragoza, compuesto por PP y Cs, ha dado el carpetazo definitivo a la segunda línea del tranvía, tras años de estudios y después de que se hubiera adjudicado el proyecto en 2015. La decisión pone de relieve la importancia de que los grandes proyectos de ciudad nazcan con un consenso mayoritario

Tras la inauguración de la primera línea del tranvía, el entonces gobierno de Zaragoza encabezado por Juan Alberto Belloch inició las gestiones para incorporar un ramal hasta Las Delicias. Sin embargo, aquella iniciativa ya contó de entrada con la oposición del Partido Popular, que siempre se ha mostrado receloso a esa segunda línea por cuestiones de viabilidad económica, pero también de concepto de movilidad. Ahora, la nueva decisión del Ayuntamiento de Zaragoza, liderado por Jorge Azcón, ni sorprende ni extraña, pero sí invita a reflexionar sobre la necesidad de que los grandes proyectos de la capital aragonesa -estamos hablando de un desembolso de 230 millones de euros- no deban estar nunca sostenidos por un partido ni se adopten decisiones sin una suficiente mayoría, aunque puedan ser atractivas e incluso convenientes.

Hasta la fecha, el Ayuntamiento de Zaragoza ha gastado más de un millón de euros en estudios y, asimismo, perderá otros 700.000 euros de una subvención europea para abordar la conexión de la línea 2 con la estación intermodal de Delicias. Todo ello se meterá en un cajón, pero sería un grave error volver a generar una nueva expectativa ciudadana en el futuro en función de las legítimas políticas que quiera aplicar el gobierno de turno.

Zaragoza merece que los nuevos pasos que deba dar para construir su futuro -por ejemplo con la necesaria reforma de La Romareda- se realicen siempre con el mayor respaldo de los grupos políticos, como va a producirse en este caso. Si no, es preciso esperar por respeto a los ciudadanos.

Etiquetas