Opinión

La tarea de la oposición

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 10/08/2019 A LAS 02:00
Luis María Beamonte, presidente del PP de Aragón.
Luis María Beamonte, presidente del PP de Aragón.
José Miguel Marco

Tras la toma de posesión del Gobierno cuatripartito, el presidente del PP de Aragón, Luis María Beamonte, como líder de la principal fuerza de la oposición en las Cortes, marcó también ayer sus líneas de actuación para el comienzo de la legislatura. Anunció una oposición «dura y constructiva», «serena y tranquila», crítica con el Gobierno, pero abierta a la posibilidad de acuerdos, cualidades lógicas y necesarias en el juego de equilibrios de un sistema democrático.

La coalición tejida por el presidente Lambán agrupa, contando el apoyo externo de IU, a cinco de las ocho fuerzas políticas representadas en las Cortes de Aragón, dejando fuera al PP, a Ciudadanos y a Vox; entre los cuales, el Partido Popular, con sus 16 diputados, es el de mayor representación. Le corresponde por tanto la responsabilidad de asumir un papel principal en las tareas de la oposición, que son fundamentales en todo sistema democrático para mantener el equilibrio político y asegurar el control de la acción de gobierno y la rendición de cuentas por parte del Ejecutivo. Es lo que ayer hizo Beamonte al marcar las líneas que seguirá el trabajo de su partido en el arranque de la legislatura. El líder de los populares aragoneses, que ya han pedido la comparecencia parlamentaria de los consejeros para que expliquen el programa de sus departamentos, criticó el aumento de consejerías y altos cargos, y expresó sus dudas sobre la estabilidad de un gabinete que incluye partidos ideológicamente contradictorios. La oposición dura y a la vez constructiva que anunció Beamonte no excluye, como señaló, la posibilidad de acuerdos en asuntos que requieran un amplio consenso, siempre que el Gobierno los plantee de manera coherente. Todos los partidos, tanto en el gobierno como en la oposición, deben asumir su parte de responsabilidad en una legislatura en la que los aragoneses esperan, y necesitan, avances sustanciales en la solución de sus preocupaciones.

Etiquetas