Despliega el menú
Opinión

Justicia para Giménez Abad

ACTUALIZADA 30/07/2019 A LAS 00:00
ETA
Mikel Carrera Sarobe, alias 'Ata' en un juicio en la Audiencia Nacional.
Efe

La Audiencia Nacional ha dictado un auto de procesamiento contra el etarra Mikel Carrera Sarobe, alias ‘Ata’, por el atentado que costó la vida a Manuel Giménez Abad el 6 de mayo de 2001 en el centro de Zaragoza. Hay que alentar la acción de la Justicia para que este crimen repugnante, que sigue doliendo en lo más profundo a todos los aragoneses, quede aclarado y sea juzgado definitivamente.

Paso a paso, aunque con algunas controvertidas decisiones, el juez Santiago Pedraz sigue adelante en el proceso de sentar en el banquillo al autor de la muerte del entonces senador y presidente del PP de Aragón. Ahora responde a la reclamación de la Fiscalía y procesa al etarra ante el reconocimiento del presunto asesino por parte del hijo de la víctima y otros testigos que lo vieron en la calle Cortes de Aragón de la capital aragonesa aquel domingo, cuando iba de camino al estadio zaragozano de La Romareda con su hijo de 16 años. El magistrado de la Audiencia Nacional se lo notificará mediante una euroorden a Carrera, que cumple condena por terrorismo en una cárcel de Francia. Ha habido cierres y reaperturas de las investigaciones, pero el caso es que la Justicia actúe con diligencia, como es su obligación, para juzgar y condenar al culpable.

Más de 18 años después, el asesinato de Manuel Giménez Abad puede dejar de ser uno de los más de trescientos crímenes mortales de ETA sin resolver. El procesamiento de Carrera supone actualizar un caso que se ha llegado a archivar hasta en dos ocasiones, la última en octubre de 2016, ante las dificultades para avanzar en la investigación y por la falta de pistas. Ahora hay pruebas suficientes para inculparle. Lo necesario es que los investigadores, jueces, fiscales y las instituciones en general hagan cuanto sea posible para aportar, en este y en todos los demás atentados terroristas sin resolver, luz y justicia, evitando el oprobio de la impunidad.

Etiquetas