Opinión

Aragón, pueblo a pueblo

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 18/07/2019 A LAS 02:00
El Aragón rural y despoblado ha sido el gran protagonista.
El Aragón rural y despoblado ha sido el gran protagonista.
HERALDO

HERALDO ha recorrido, con la serie ‘Aragón, pueblo a pueblo’, los 731 municipios aragoneses. Un empeño periodístico que ha permitido reflejar la variedad del territorio y la riqueza del patriminio de nuestra Comunidad, pero, sobre todo, tomar contacto con la diversidad de proyectos en los que perseveran sus gentes y que ofrecen razones para la esperanza.

Cuando el 1 de agosto de 2017 se publicó la primera entrega de ‘Aragón, pueblo a pueblo’, ya llevaban unas cuantas semanas en la carretera los profesionales de HERALDO, embarcados en un proyecto periodístico estimulante y necesario: ofrecer una visión humana, alejada de los tópicos, de los ciudadanos que viven y sueñan, y trabajan y sufren, en cada uno de los 731 municipios aragoneses. La tarea, realizada con esfuerzo y profesionalidad durante más de dos años, concluye hoy con el capítulo dedicado a Zaragoza, pero deja una larga serie de imágenes y de historias que habrán ayudado a los lectores a comprender mejor la variada realidad de nuestra Comunidad y a valorar las circunstancias con las que en cada localidad tienen que lidiar nuestros conciudadanos.

Han aparecido, naturalmente, las capitales y las grandes poblaciones, pero, siendo Aragón una tierra extensa y poco poblada, el protagonismo ha recaído las más de las veces en ese gran espacio rural, a veces casi desértico, que constituyen los pequeños pueblos, en los que pese a todo alientan muchos proyectos vitales llenos de dinamismo y de perseverancia. Han quedado reflejados con triste frecuencia los problemas y las dificultades comunes a gran parte del territorio: despoblación, envejecimiento, carencias en las infraestructuras y en los servicios. De manera casi inevitable, las historias personales recopiladas por los profesionales de HERALDO se han convertido en una denuncia del abandono que sufren nuestros pueblos y que los aboca muchas veces a la desaparición. Pero también han reflejado, y a ello hay que aferrarse, el empuje de la gente, la ilusión, el trabajo y la iniciativa de muchas personas que quieren vivir con dignidad en el lugar que han elegido. En su entusiasmo y en sus logros, que merecen difusión y apoyo, radica en buena medida la esperanza del Aragón rural y de la futura vertebración de nuestra región.

‘Aragón, pueblo a pueblo’ se enmarca en la vocación de defender los intereses de Aragón y de dar a conocer sus valores y sus problemas que ha sido seña de identidad de HERALDO a lo largo de sus casi 124 años de trayectoria. Los aragoneses tenemos motivos para mirar hacia adelante con una confianza apoyada en la estima de lo propio; pero también razones para la preocupación ante las dificultades que limitan o traban nuestro desarrollo. Conocer la realidad será la base para superar obstáculos y alcanzar metas.

Etiquetas