Despliega el menú
Opinión

Los sueños de Beatriz

Por
  • Eva Cosculluela
ACTUALIZADA 11/07/2019 A LAS 11:44
La huella de la editorial Tusquets en autores y lectores
Una editorial deja huella en autores y lectores
CTG/SF

Hay personas que pasan por la vida dejando huella. Que lo que hacen importa. Que su onda expansiva llega lejos y con sus actos no cambian solo su vida, sino que cambian la de mucha gente. Hace cincuenta años, Beatriz de Moura decidió que los sueños no solo hay que soñarlos, sino que hay que perseguirlos y dejarse la piel para alcanzarlos. Si no, no merece la pena soñar. En el salón de su casa, sin nada más que una mesa y una estantería, Beatriz daba el primer paso hacia su gran sueño y fundaba la editorial Tusquets. Con ella, hemos soñado muchos lectores desde hace medio siglo.

Piensen lo complicado que debió de ser para una mujer de 30 años abrirse camino en un mundo de hombres. Pero Beatriz era una mujer inteligente, preparada, atenta a lo que estaba pasando en Europa; una mujer inquieta y valiente. Una mujer tenaz.

No sé si Beatriz, en ese momento, podía siquiera soñar con que iba a cambiar tantas vidas: las de sus autores, por supuesto, a los que ha mimado y tratado con un cariño excepcional. Pero también las de tantos lectores que hemos formado nuestra educación sentimental gracias a sus libros de lomo negro, dorado, plateado.

Si soy lectora desde niña, si de mayor me convertí en librera, es gracias a editoriales como Tusquets y a mujeres como Beatriz. Hace unos días, en la celebración de los cincuenta años de la editorial, Juan Cerezo reconoció su valor y su empuje: "Estamos aquí gracias a tu coraje". Yo, desde aquí, le digo: gracias, Beatriz, por tus sueños.

Eva Cosculluela es librera

Etiquetas