Despliega el menú
Opinión

Rebajas

Por
  • Luisa Miñana
ACTUALIZADA 05/07/2019 A LAS 02:00
Internacionalización, omnicanalidad y logística:los retos del ecommerce español
El consumo 'online' rebaja y homogeneiza el valor del deseo del consumidor

Cuando era estudiante, esperé una vez durante meses para comprarme un jersey blanco, de gran cuello vuelto, que veía en el escaparate de una tienda de la avenida de Tenor Fleta, de camino a la Universidad. Una tarde, le dije al amigo con el que caminaba: "Me encanta ese jersey, espero que aún este ahí para las rebajas de Navidad". Estuvo, y me hizo feliz muchas veces. Todavía lo recuerdo.

Hace unos días, entré en una de las tiendas de una de las grandes cadenas de ropa, ubicada en mi misma calle. Me gustó bastante una blusa, pero no me decidí. Volví después a echarle un vistazo en la web de la marca en cuestión. Al día siguiente, mientras leía la prensa, la publicidad de Google me mostraba ya esa prenda, rebajada un 50 por ciento, y con la rúbrica exclamativa de ¡compra ya! Llegué a depositarla en el carrito virtual, pero una extraña sensación de desazón me detuvo. Como nadie podrá decir de mí que no conecto con el tiempo en el que vivimos, afirmaré sin rubor que sentí rebeldía ante la desfachatez con la que se rebajaba y homogeneizaba el valor de mi deseo. Solo el deseo es completamente libre, pero el ‘sistema’ ha encontrado al fin un secuestrador cómplice, un embaucador irresistible, una especie de duplicado traidor de cada uno de nosotros: nuestra versión algorítmica.

Al final, volví a la tienda y, sí, busqué la blusa. Ya no estaba mi talla. Pero me dio igual. Mi deseo no había tenido tiempo de crecer lo suficiente. Y sí, esto también puede tener una lectura política.

Luisa Miñana es narradora y poeta

Etiquetas