Despliega el menú
Opinión

Una loca historia de pactos

ACTUALIZADA 26/06/2019 A LAS 02:00
l presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibe en la Moncloa al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, con el que continúa este martes su ronda de contactos
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera
EFE/Zipi

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, se va de viaje a Japón después de reunirse por tercera vez con Pablo Iglesias. ¿Cooperación, coalición... o qué? El líder de Unidas Podemos pide cada día un ministerio nuevo. A Cs le crecen los críticos. Y el último en llegar, Vox, tensa la cuerda hasta el final (¿o hasta romperla?) en las instituciones en las que apoyaron al PP.

Las negociaciones se recalientan como el asfalto en las carreteras de verano. La canícula quizás reblandezca también las neuronas de los negociadores. Los días pasan y la investidura se difumina como un espejismo.

La lógica de una gran coalición entre PSOE y Ciudadanos, cuya suma emergió con claridad la ya lejana noche del 28 de abril, se convierte en división conforme se complican los tableros autonómicos. Ciudadanos esgrime que no puede apoyar al líder de un partido que dejaría abierta la puerta a Bildu en Navarra. Pero nadie aclara si se ha puesto sobre la mesa, en serio, esta hipótesis: Pedro Sánchez daría orden de parar esas negociaciones con la izquierda nacionalista en la comunidad foral (que se suspenden en San Fermín y continuarán, con la calma, el 15 de julio) si Cs o el PP facilitaran su investidura. Hay cosas muy importantes en juego como para dejar que las piezas del puzzle no encajen a golpe de sentido común.

Etiquetas