Opinión

Opinión

La Justicia reacciona

Por
  • Heraldo de Aragón
Angel Boza, a member of the group known as La Manada ("The Wolf Pack"), exits a courthouse in Seville, Spain, June 21, 2019. REUTERS/Marcelo del Pozo [[[REUTERS VOCENTO]]] SPAIN-WOMEN/
Los cinco miembros de La Manada
MARCELO DEL POZO

Fue violación y no abuso. El Supremo ha elevado, por unanimidad, de 9 a 15 años la condena de prisión por un delito continuado de violación a una joven a los cinco miembros de la Manada. Revoca así la sentencia de los tribunales navarros que lo consideraron como un abuso sexual. El alto tribunal ha reaccionado, pero queda pendiente el debate sobre el endurecimiento de las penas en el Código Penal, como recomendó el grupo de expertos que creó Rajoy.

La sentencia con los argumentos completos del Supremo tardará unas semanas en hacerse pública, pero los magistrados adelantaron ayer algunas de sus conclusiones: «El relato fáctico describe un auténtico escenario intimidatorio, en el que la víctima en ningún momento consiente a los actos sexuales llevados a cabo por los acusados». El Tribunal considera que sufrió una «situación intimidante» que hizo que ella misma «adoptara una actitud de sometimiento, haciendo lo que los autores le decían que hiciera ante la angustia e intenso agobio que la situación le produjo por el lugar recóndito, angosto y sin salida en el que fue introducida a la fuerza».

La sentencia inicial de los tribunales de Navarra fue considerada insatisfactoria por una gran parte de la sociedad y también de los partidos políticos. Ahora, el Supremo, al margen de la presión social por las opiniones apresuradas y demagógicas, responde a los recursos presentados y corrige la tipificación del delito y la pena por unos hechos terribles. Lo cierto es que el Código Penal considera que hay agresión sexual, y no solo abuso, si queda probada una intimidación. La voluntad de hacer Justicia debe mover al nuevo Parlamento y al Gobierno que se forme a considerar si hay que actualizar el Código Penal a la luz de que la sociedad española está tan harta como cansada de una violencia contra las mujeres que no cesa y frente a la cual las soluciones parecen siempre tardías o insuficientes.

Etiquetas