Despliega el menú
Opinión

Unidos por el hospital

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 11/06/2019 A LAS 02:00
La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, afirmó que el Ayuntamiento "está en disposición" de conceder la licencia de obras para el hospital del Planizar, pero, previamente, la Comisión Provincial del Patrimonio debe informar el proyecto, lo que podría producirse el próximo día 29.
Obras para el hospital del Planizar, en Teruel 
Jorge Escudero

Concluido el ciclo electoral que Aragón, como el resto del país, ha vivido en los últimos meses, las aguas políticas empiezan a regresar a su cauce, a la espera de los pactos. Una prueba de ello es que, un mes después de iniciarse las obras, el hospital de Teruel ha recibido por fin la licencia municipal. Se empieza así a superar el absurdo enfrentamiento entre la DGA y el Ayuntamiento por la edificación del centro sanitario. Ha sido un ejemplo de mala praxis política. 

Las obras de construcción del nuevo hospital en el Planizar cuentan desde ayer con todos los parabienes del Consistorio turolense. El inicio de los trabajos por parte del Gobierno PSOE-CHA a mediados del pasado mes de abril motivó una orden de paralización de la alcaldía porque, según los munícipes del PP, no disponía de la licencia municipal. La DGA negó entonces que acometiera los trabajos sin licencia al considerar que mantenían su validez los permisos concedidos por el Ayuntamiento en 2012. La alcaldesa en funciones, la popular Emma Buj, acusó a la DGA de buscar el enfrentamiento por interés electoralista, pero ahora ha rubricado la licencia de obras tras recibir el preceptivo informe de la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural. Parece que ambas instituciones han hecho las paces, pero lo cierto es que unos y otros han ofrecido una triste imagen a la ciudadanía al anteponer las tensiones políticas al interés general.

Sin desatender los procedimientos y siempre ajustados al acatamiento de la legalidad, ahora procede agilizar unas obras que los turolenses esperan desde hace años. Resultó totalmente incomprensible que se prefiriese elevar las diferencias a la condición de enfrentamiento público, pero ahora se puede remediar en parte este daño reputacional con una alianza entre las administraciones para que el hospital entre en funcionamiento dentro de 46 meses, ni uno más de los previstos para concluir la edificación.

Etiquetas