Opinión

Opinión

Polémicas y urgencias

Por
  • Heraldo de Aragón
Banco de España de Madrid

El Banco de España mejora la previsión de crecimiento, pero advierte del aumento de los riesgos internacionales. Además, vuelve a avisar del efecto del incremento del salario mínimo sobre el empleo. Al margen de la estéril polémica poder ejecutivo/supervisor por el SMI, lo que urge es la formación de un Gobierno estable que ponga en marcha reformas que fortalezcan la economía española para hacer frente a las amenazas que el propio órgano viene anunciando

La controversia a cuenta de los efectos de la subida del 22% del salario mínimo interprofesional aplicada desde enero amenaza con convertirse en un frente abierto. Si el Ministerio de Trabajo pedía el pasado martes al Banco de España que reconociera su error por pecar de alarmista, la respuesta la tuvo ayer cuando el supervisor insistió en que la medida aplicada por Pedro Sánchez contribuirá a la «disminución progresiva de la creación de puestos de trabajo». Se trata de una disputa técnica que en nada contribuye a mejorar el mercado laboral. Además, la Moncloa debería ser muy respetuosa con la independencia del órgano emisor.

Una vez que se confirman los signos de resistencia de la economía española en el primer semestre del año, que han llevado al organismo presidido por Pablo Hernández de Cos a revisar al alza sus previsiones de crecimiento del PIB y del empleo para 2019, lo que todos los actores del escenario nacional deben propiciar es el fortalecimiento del sistema para abordar sin tanta incertidumbre las adversidades que se vienen pronosticando: desde el menor vigor de las exportaciones y el mayor precio del petróleo hasta una nueva escalada del proteccionismo, el ‘brexit’ o las dudas sobre la economía china o la italiana. Este impulso necesita la constitución de un Gobierno fuerte y estable que se ponga rápidamente a tomar decisiones, sustentadas en el pacto y, dentro de lo posible, también en el consenso.

Etiquetas