Despliega el menú
Opinión

Diálogo y estabilidad

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 30/04/2019 A LAS 02:00
Victoria electoral del PSOE en las elecciones generales.
Frente a la petición de la multitud para que no gobierne con Rivera, Sánchez ha advertido de que el PSOE no va a poner cordones sanitarios como hizo en la campaña Ciudadanos con el PSOE.
Agencias/Efe/Reuters

Pedro Sánchez mueve ficha. Ha transmitido que su intención es tratar de gobernar en solitario la próxima legislatura, pese a necesitar de apoyos en primer lugar para ser investido. Es solo un primer movimiento de los muchos que habrá hasta después de las elecciones locales y europeas. No es lo más deseable, pero sí lo más realista, que los partidos esperen hasta el 27 de mayo para cerrar pactos y alianzas. De cualquier modo, este tiempo se debe aprovechar para avanzar en el diálogo y asegurar la estabilidad del país.

Una vez cerradas las urnas y contabilizados los votos, los partidos se han lanzado a estudiar los resultados y elaborar sus estrategias de cara a la formación de gobierno. Todo pasa por el PSOE porque ha sido la fuerza más votada en las elecciones generales y, por tanto, es a ella a la que corresponderá en primera instancia la responsabilidad de formar un Ejecutivo. Puede intentar gobernar en solitario, como ayer se apuntó desde las filas socialistas. Pero para sortear la debilidad que supone disponer de tan solo 123 diputados, muy lejos de la mayoría absoluta de los 176, dispone de varias opciones. Una, sumar con Podemos y otras formaciones, con independentistas catalanes o con su abstención, hasta alcanzar la mayoría absoluta. Otra, intentar un gobierno transversal con Ciudadanos, algo que rechaza la formación naranja. De cualquier modo, lo previsible es que los diferentes partidos no tomen decisiones definitivas sobre los pactos necesarios para investir a un candidato a la presidencia del Ejecutivo hasta la celebración de las elecciones del 26 de mayo. La cita con las urnas del pasado domingo, con una participación superior al 75%, ha generado un Parlamento aún más fragmentado que el anterior. Pero los pactos sí que permiten formar mayorías estables que pongan fin a un periodo demasiado amplio en que el país ha sufrido un grado de inestabilidad excesivo.

Etiquetas