Despliega el menú
Opinión

Una sociedad inclusiva

ACTUALIZADA 18/03/2019 A LAS 02:00
La carrera por la integración es otro de los eventos deportivos solidarios que se celebran en Aragón.
La carrera por la integración es otro de los eventos deportivos solidarios que se celebran en Aragón.
A PHOTO AGENCY / F. Jiménez

Crece en Aragón el número de personas que sufren una discapacidad y aumenta también el tiempo de espera para que la Administración la valore para poder solicitar prestaciones. En el ámbito educativo y laboral, las personas con discapacidad encuentran con frecuencia barreras muy difíciles de superar. Hay que poner medios para que no sufran también trabas burocráticas.

Alrededor de 11.000 personas residentes en Aragón esperan a ser valoradas en su grado de discapacidad, tanto física como psíquica, y así poder acceder a ayudas y prestaciones, según datos del Departamento de Ciudadanía y Servicios Sociales de la DGA. El gobierno de la Comunidad reconoce la existencia de este problema y asegura que se está trabajando en el «refuerzo de personal» para aligerar las listas de espera. Sin duda, el aumento de profesionales dedicados a estas tareas mejorará el servicio. No obstante, también se puede avanzar en la atención abordando una actualización de la política social para incrementar su eficiencia, calidad e incluso el cuidado de los propios trabajadores de los servicios sociales.

La Convención de Naciones Unidas sobre las personas con discapacidad insta a los Estados a conseguir que estas personas tengan acceso a las mismas oportunidades que el resto y puedan ejercer libremente sus derechos, es decir, que sean sujetos de derechos y no objetos de políticas asistencialistas. Pero muchas de ellas requieren una asistencia personal que es inasumible para buena parte de las comunidades autónomas y que, a la larga, termina recayendo en sus familiares. Por eso, desde la Administración se debe hacer un esfuerzo para, primero, facilitar los trámites burocráticos a las personas que sufren una discapacidad y, después, para ir mejorando poco a poco las coberturas sociales. La calidad de una sociedad moderna como la nuestra se mide también por su grado de inclusión.

Etiquetas