Despliega el menú
Opinión

Otro 8-M masivo y reivindicativo

ACTUALIZADA 09/03/2019 A LAS 02:00
Manifestación de estudiantes el 8M
Miles de personas se han sumado a la huelga educativa este 8-M en Zaragoza
Raquel Labodía

Doce meses después de la primera gran jornada feminista de paros de la historia de Aragón y del resto de España, numerosas mujeres y también muchos hombres han vuelto a decir basta y a reivindicar una igualdad real. Desde calles y plazas, los ciudadanos han reclamado de nuevo que las instituciones alienten un cambio social que debe ser asumido por todos como una cuestión de Estado. 

Este 8 de marzo de 2019 también ha llenado de manifestantes muchas calles de toda España. Como el año pasado, ha resultado una jornada histórica en cuanto al nivel de participación y movilización. La sociedad española ha vuelto a demostrar que la causa de la igualdad es ampliamente compartida por hombres y mujeres. Mas allá del contenido del polémico manifiesto, que mezclaba el feminismo con el anticapitalismo y arremetía contra la democracia liberal, las multitudinarias manifestaciones han mostrado a un país que alberga un profundo sentido de la justicia, la igualdad y el progreso social. No obstante, se debería haber hecho un esfuerzo por parte de todos para que nadie se quedase fuera de la fotografía del 8-M. Al fin y al cabo, la unión ayudará a acelerar la llegada de la igualdad real.

A pesar del aumento de la conciencia social, lo cierto es que persiste la desigualdad entre hombres y mujeres por la segregación laboral, la brecha salarial y la asunción de las cargas familiares. Son problemas recurrentes, pero no insuperables si hay una firme voluntad política para solocionarlos con medidas concretas. Por eso, los gobiernos, parlamentos, ayuntamientos y eurodiputados que salgan de las urnas en las inminentes citas electorales tienen la obligación de atender esta sensibilidad social con una voluntad integradora, sin incurrir en visiones sesgadas, con la colaboración de la sociedad civil. En una sociedad moderna y democrática como es la española, resulta indispensable seguir avanzando en la igualdad.

Etiquetas