Por
  • Enrique Abenia

'Gru 4. Mi villano favorito': los minions siempre vuelven

Imagen de la animada 'Gru 4. Mi villano favorito'
Imagen de la animada 'Gru 4. Mi villano favorito'
Universal

Los simpáticos, alocados y traviesos minions llevan tiempo asentados entre los imaginarios de la animación infantil. Su naturaleza ‘robaescenas’ convirtió a estos pequeños ayudantes amarillos en el complemento cómico que en realidad constituye el reclamo principal. ‘Gru 4. Mi villano favorito’, sexta entrega de la saga contando las precuelas, muestra que Gru, el malo que se hizo bueno al formar una familia, y los suyos (al hogar se ha incorporado un bebé) deben ocultarse ante la amenaza de un enemigo vengativo. Illumination, estudio vinculado a Universal, despliega una vez más un pasatiempo vistoso y ligero. Aunque aparece lo escaso, la película sortea la sensación de agotamiento presente en ‘Gru 3’ (2017). Tampoco exhibe la frescura de la desatada ‘Minions. El origen de Gru’ (la anterior en llegar, en 2022), si bien retiene el carácter divertido.

‘Gru 4. Mi villano favorito’ ***
Dirección:Chris Renaud.
Codirector:Patrick Delage.
Guión:Mike White y Ken Daurio.

La inventiva humorística y la carga ocurrente de la obra, dirigida por Chris Renaud, uno de los nombres propios de la franquicia, reposa en los gags plasmados en las situaciones y en los detalles. Su supeditación a los mismos, una constante en el mundo minion, arrastra el inconveniente de que la historia, escrita por Mike White, artífice de ‘The White Lotus’, funciona mejor por partes que en conjunto. Como señalan las ideas y las vías introducidas que después no se retoman o se quedan a medias, el desarrollo cojea. La circunstancia, no obstante, se perdona por la afinidad generada, reforzada por el hecho de que los niños disfrutan.

El surgimiento de los Megaminions, modulación burlona del grupo de superhéroes, enlaza con la querencia de estos títulos por jugar con las transformaciones delirantes. Un factor que también se da en el antagonista, asimismo fiel al perfil excéntrico característico. Este personaje tiene además unos súbditos peculiares. La reunión del epílogo, envuelta en un guiño musical (otro rasgo recurrente), suena a final de etapa.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión