Por
  • Carmen Puyó

‘La bandera’: drama familiar en clave teatral

Imanol Arias y Ana Fernández en la película 'La bandera'
Imanol Arias y Ana Fernández en la película 'La bandera'
HA

Un padre y su soledad, dos hijos que van a lo suyo y una joven como testigo de las relaciones entre los tres. Este es el punto de partida de ‘La bandera’, cuarto largometraje del realizador Martín Cuervo para el que ha contado con un guión de Guillem Clua. Según veo de las trayectorias de uno y otro, ni Cuervo ni Clúa -autor del guión de la película ‘Los renglones torcidos de Dios’ o del de la serie ‘Estoy vivo’- parecen tener experiencia teatral previa, pero la estructura narrativa de ‘La bandera’ y su puesta en escena me han sorprendido precisamente por su tratamiento como si de una pieza más teatral que cinematográfica se tratara. Lo cual no la hace ni mejor ni peor, solo diferente.

‘La bandera’ ***
Director:Martín Cuervo. Guión: Guillem Clua. Fotografía: Pablo Bürmann. Música: Iván Valdés.
Intérpretes:Imanol Arias, Ana Fernández, Aitor Luna, Miquel Hernández.

Hecha esta apreciación, hay que apuntar que ‘La bandera’ es un drama familiar en torno a la soledad de un hombre que ve cómo su núcleo familiar se ha ido diluyendo y, también, en torno a sus dos hijos, con los que tan apenas guarda relación. Una comida en la casa en la que vivieron en el pasado sirve para sacar poco a poco a la luz la historia de cada uno de ellos y la forma que han tenido de afrontar la vida. Así se va de la relación llena de rencillas entre los hermanos a la actitud del padre, que nutre su existencia de fantasías que asegura haber disfrutado.

Cierto es que la película de Martín Cuervo comienza con una cierta debilidad, con unas escenas y unos diálogos que no prometen demasiado. Sin embargo, poco a poco, ‘La bandera’ va creciendo, con reflexiones interesantes -el apego al dinero, esas herencias que tantas familias rompen-, algunos diálogos muy ricos por todo el sentimiento que encierran, y unas cuantas secuencias en las que el drama se relaja con una bien acogida propuesta de humor. Los cuatro únicos actores parecen estar cómodos en sus personajes, incluso cómodos en la puesta en escena decidida por Martín Cuervo, lo cual facilita el seguimiento de esta interesante película.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión