Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

música

El Centro Las Armas abre una nueva etapa con los gestores de la Sala López y Sweet Caroline

A falta de la revisión del espacio, los planes pasan por volver a programar conciertos nacionales e internacionales a partir de enero o febrero.

El Centro Musical Las Armas recuperará la actividad en las próximas semanas.
El Centro Musical Las Armas recuperará la actividad en las próximas semanas.
Francisco Jiménez

Tras dos años y siete meses cerrado por la pandemia y con un arduo proceso de licitación por medio, Zaragoza va a recuperar uno de sus pulmones culturales. El Centro Musical Las Armas arrancará en las próximas semanas una nueva etapa bajo la dirección de unos gestores que sustituirán a la empresa que desempeñaba esta labor desde 2014, El Fantasma Producciones S. L. En el conglomerado que tomará el relevo se hallan, entre otros, los promotores de la Sala López y del Rock & Blues, una garantía de calidad y de experiencia en la materia.

El pasado 23 de septiembre se constituyó la mesa de contratación en la que se dio cuenta del informe técnico sobre el que se decidió el procedimiento para la concesión de servicios para la gestión y la explotación de Las Armas para los próximos 20 años (7.300 días). Tal y como indica el acta de dicho procedimiento, la mesa acordó dicha concesión a "Global Hostelería 2022 –Sala López–, miembro de la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Fuse Records –firma especializada en equipamientos de sonido, iluminación y vídeo–, Sweet Caroline Producciones –Rock & Blues– y Dolly Studios –producción musical y grabación– al ser la única oferta continua en el procedimiento por un canon anual cifrado en la cantidad de 13.000 euros".

Para finalizar este trámite y que se plasme de forma irrevocable este veredicto, falta que se lleve a cabo la revisión de todos los equipamientos de Las Armas –este miércoles comenzará esta fase– y la firma definitiva del acuerdo.

Cabe señalar que en este camino por hacerse con el control de este centro, concurrió otro aspirante, una UTE conformada entre las empresas Torero 2000 y Ada Ebro Hostelería, pero su candidatura fue desechada por no reunir todos los requerimientos.

Hostelería, actuaciones...

Con la prevención de que se concrete el trámite de la revisión y la posterior firma, la nueva era en Las Armas va cogiendo forma y color. Los nuevos rectores están pergeñando unos planes basados en tres líneas principales de actuación. "Queremos seguir una línea muy clara. Las Armas ha sido y es un espacio muy importante para la ciudad y no podía seguir vacío, sin ninguna actividad. Zaragoza lo necesita y vamos a trabajar con todas nuestras fuerzas para conseguirlo", explica Pedro Ortega –de Global Hostelería– en representación de todos sus compañeros.

Y enumera los objetivos: "Hay tres patas fundamentales en lo que queremos hacer de aquí en adelante. La primera es la programación musical, que esperamos que se reanude, si todo va bien, a principios de 2023, en enero o febrero. Acogeremos conciertos de artistas nacionales e internacionales. Para ello, confiamos enormemente en Tomás Gómez Perry, el programador de la Sala López. La segunda pata esencial es la hostelería. Aunque todavía estamos decidiendo la carta que ofreceremos, queremos enfocarla al ‘street food’. Y, por último, la formación. En este apartado, además de todo lo relacionado con la música, con los cursos de DJ..., nuestra intención es abrir el campo de acción y ampliarlo al mundo audiovisual. Para lograrlo, todos los socios de la UTE nos complementamos y podemos aportar mucho en cada uno de nuestros campos. Queremos tener desde el mejor equipamiento técnico de la ciudad a una programación potente".

Un proceso que acometerán sin prisas pero tampoco pausas. "No nos marcamos unos plazos determinados ni unas fechas concretas. El primer paso es superar y acordar la revisión del espacio. No hay que olvidar que el Centro Musical Las Armas ha estado mucho tiempo parado, casi tres años. Vamos a ir abriendo poco a poco con la mirada puesta en enero y febrero del próximo año para la celebración de los conciertos", concluye Ortega.

Entre las obligaciones que se derivan del documento público de concesión se hallan, además del abono del canon anual anteriormente mencionado, la realización cada año de al menos cinco actividades gratuitas para un mínimo de 50 personas y la cesión gratuita de 160 horas adicionales. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión