Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

arte y cine. ocio y cultura

El cineasta Herraiz rodará en Boston la tabla de Santa Engracia de Bartolomé Bermejo

La pieza, que perteneció al espectacular retablo de San Pedro (Daroca), fue adquirida en subasta en 1904 y es una de las piezas maestras del artista

El guionista y cineasta José Manuel Herraiz.
El guionista y cineasta José Manuel Herraiz.
A. C. /Heraldo

José Manuel Herraiz, autor de una documental sobre el músico Joseph Nebra y coautor con Isabel Soria de ‘Los cielos españoles’ y ‘Los muros vacíos’, lleva ya algunos meses trabajando en su próximo documental: ‘El enigma de Santa Engracia’, que, en realidad, está centrado en la figura del gran pintor Bartolomé Bermejo (Córdoba, 1440-Barcelona, 1501) al que expuso hace poco el Museo del Prado. Y ese trabajo le va a llevar precisamente al museo de Boston, fundado por Isabella Stewart Gardner, una atrabiliaria coleccionista de arte que enviudó joven, donde se encuentra una de sus obras maestras: una tabla, suntuosa y compleja, llena de matices y misterios, de Santa Engracia, que se pintó para el monasterio de San Pedro de Daroca dentro del conjunto de un impresionante retablo, esparcido aquí y allá, dedicado a esta santa y mártir. La pieza original tenía cinco metros de ancho por casi seis de alto y fue realizada por el artista cordobés en Daroca, entre 1472 y 1477.

“La pieza que se encuentra en el Museo de Boston fue adquirida en una subasta en Bruselas en 1904 por Isabella Stewart Gardner, una gran coleccionista de arte, dedicada a las grandes figuras: Tiziano, Velázquez, Vermeer, etc. Era amiga de grandes literatos como Henry James y de pintores como Andrés Zorn y John Sargent Singer, que la pintó en varias ocasiones. Alguien le puso tras la pista de esa obra, que se expuso en París y Londres, y logró adquirirla a través de un testaferro o representante. Es una pieza excepcional, deslumbrante, a la altura de la que se considera su obra maestra, según los expertos, ‘San Miguel de Tous’, que está en la National Gallery y a la que también hemos grabado”, dice el director.

Señala Herraiz que la película, aunque sea documental, contará con elementos de ficción, un actor hará de Bartolomé Bermejo. “‘El enigma de Santa Engracia’ no quiere ser una lección de arte o historia, sino un ejercicio de narrativa cinematográfica, entretenido y que despierte la curiosidad del espectador”. Herraiz va más allá: ‘El enigma de Santa Engracia’, por el hecho mismo de tomar el nombre de la mártir cristiana, es un relato de intolerancia religiosa y cultura que “guarda inevitables paralelismos con realidades sociales del siglo XXI”. La película se sustenta entre ángulos o vértices claros: la apuesta por el arte, la historia y el drama personal del artista.

La espectacular tabla de Santa Engracia, que estuvo en Daroca y que se subastó en París, Londres y Bruselas en 1904.
La espectacular tabla de Santa Engracia, que estuvo en Daroca y que se subastó en París, Londres y Bruselas en 1904.
Museo de Boston.

Bermejo, que acusó el influjo flamenco, fue un “extraordinario pintor del siglo XV cuya vida y obra permanecieron en el olvido más de 400 años hasta su redescubrimiento a principios del siglo XX”, dice Herraiz. En la parte histórica, ‘El enigma de Santa Engracia’ arrancará con la Exposición Universal de París en 1900, para situar la expansión del coleccionismo de arte, y también se desplazará a Londres y a Boston. Y de ahí se realizará un ‘flash back’ para ver la primorosa actividad plástica de Bermejo, en la Corona de Aragón, en concreto en Daroca y en Zaragoza, pero también en Valencia y Barcelona. Y en ese viaje se descubrirá que vivió un auténtico drama: “Su esposa, la darocense Gracia Palaciano, fue juzgada y condenada por el Santo Oficio. Este hecho pudo coincidir en el tiempo con el encargo del retablo de Santa Engracia”. Para Herraiz que  Bartolomé Bermejo pintara a una mártir cristiana perseguida por su religión y que él también lo fuera por los descendientes de aquellos mismos cristianos no deja de parecerle una amarga ironía.

“Su esposa, la darocense Gracia Palaciano, fue juzgada y condenada por el Santo Oficio. Este hecho pudo coincidir en el tiempo con el encargo del retablo de Santa Engracia”.

A José Manuel Herraiz, también un reconocido y premiado cortometrajista, le gusta incorporar animaciones y recreaciones históricas en sus documentales, como se vio en su trabajo sobre el  músico Nebra, al que dio vida José Luis González Uriol. Aquí también lo hace, pero sin diálogo, a modo casi de escenas oníricas. “Las recreaciones y animaciones son un elemento clave de la propuesta artística y estética del documental ya que cumplen la misión de dar soporte visual a la narración y contribuir a crear la atmósfera de la película”. Además de Bermejo y su familia, aparecerán otros personajes de la época: Juan de Loperuelo fue un acomodado converso darocense, comitente de algunas de las obras del pintor en aquella época, el inquisidor de Aragón Pedro Arbués, asesinado en una de las capillas de la Seo de Zaragoza.

Los escenarios de rodaje serán el Museo de Boston, donde entrevistará a su directora Peggy Fogelman; la National Gallery, donde se conversó el pasado 1 de septiembre con su director Gabriel Finaldi “junto al San Miguel Ángel triunfante sobre el demonio’. “En el Museo del Prado ya hemos rodado y ahí el experto Joan Molina, conservador jefe de Pintura Gótica y comisario de la gran exposición en la pinacoteca nacional, nos da claves muy valiosas del pintor”. También se rueda la sinagoga del barrio judío de Córdoba, donde nació Bermejo; en Valencia, en el Archivo Corpus Christi, la Lonja y Atarazanas; en la iglesia de San Blas de Anento (Zaragoza); en Daroca, en el Museo de los Corporales, en la judería y en la iglesia de Santo Domingo y en la basílica de Santa Engracia (Zaragoza). 

Además de en Daroca, se sabe que Bermejo vivió en Zaragoza, donde pintó, entre otras cosas, unas desaparecidas puertas para un retablo de La Seo. "Entre 1477 y 1481, al menos, se documenta en Zaragoza, donde realiza obras en colaboración con el pintor Martín Bernat, acusándose su influjo en pintores como Miguel Ximénez", se dice en una de sus fichas del Museo del Prado.

A todo ello, se sumarán entrevistas a expertos como Miguel Ángel Motis Dolader (estudioso del judaísmo), Antonio Naval Mas (investigador del arte aragonés emigrado), el ya citado Joan Molina (máximo experto de Bermejo y comisario de su exposición en El Prado), Luis Rodríguez y Manuel Toribio (historiadores), y Javier Ibáñez, catedrático de historia del arte de la Universidad de Zaragoza.

La otra gran obra maestra de Bartolomé Bermejo: 'San Miguel de Tous'.
La otra gran obra maestra de Bartolomé Bermejo: 'San Miguel de Tous'.
National Gallery.

“Como le digo, el día 23 de octubre salimos hacia Boston, con nuestro equipo, comandado por el director de fotografía Emilio Gazo. Empezamos a rodar el 24 ya y estaremos por allí cuatro días. En la dirección artística contamos con Luis Sorando, un experto en la recreación. En Boston vamos a repetir el mismo esquema: filmar el cuadro que está en la llamada Trapestry Room (el Museo de Boston está concebido a la manera de un palacio veneciano). Eso es muy emocionante. Allí, claro, entrevistaremos a Peggy Fogelman, actual directora del Museo de Boston. A modo de curiosidad, también tenemos previsto visitar el Consulado de España en la ciudad norteamericana porque la Cónsul General, Ana Durán de la Colina, nos quiere conocer. Ella tuvo una influencia decisiva en que nos dieran el permiso de rodaje. Ponen muchas pegas para rodar en el Isabella Stewart Gardner. Quizá porque en 1990 se produjo allí el robo de arte más importante de la historia, o eso dicen”, explica Herraiz.

"A modo de curiosidad, también tenemos previsto visitar el Consulado de España en la ciudad norteamericana porque la Cónsul General, Ana Durán de la Colina, nos quiere conocer. Ella tuvo una influencia decisiva en que nos dieran el permiso de rodaje. Ponen muchas pegas para rodar en el Isabella Stewart Gardner", dice José Manuel Herraiz. 

La tabla de 'Santa Engracia' que se conserva en Boston es de una belleza increíble. El oscense Antonio Naval Mas (que también participa), escribió mucho de ella, como recogía hace unas semanas Mariano García en un artículo sobre este patrimonio evadido; destaca por su composición, la riqueza del vestuario (terciopelo, brocado, damasco y seda), la fantasía cromática, la compleja simbología y su indiscutible belleza. Bartolomé Bermejo era el artista inspirado de sofisticación óptica y de hermosura irreductible.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión