Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

El acróbata que saltó del escenario del Plata a triunfar en Las Vegas con ‘Rouge’

Bigas Luna descubrió a Nacho Sánchez, maño de adopción que dio vida al personaje del 'pony loco’ en 'The Hole' y hoy triunfa al otro lado del charco. 

Nacho Sánchez, actuando.
Nacho Sánchez, actuando.
HA

La historia de Nacho Sánchez Calderón siempre ha estado vinculada al mundo de los escenarios. Nación hace 32 años en la ciudad argentina de Córdoba, pero llegó a España con tan solo dos meses. Nada le hizo imaginar que acabaría viviendo y enamorándose de la que hoy considera su segunda casa: Zaragoza. Tras pasar su infancia y adolescencia entre Extremadura y Madrid, donde formó parte de la Federación Madrileña de Patinaje Artístico, con 15 años llegó a la capital aragonesa.

“Buscaba un sitio en el que desarrollarme como patinador profesional, y acabé en Utebo, con Albert Palau, y el Club Patín Utebo”, relata el artista desde una cafetería en Las Vegas. Con Aragón se alzó con los títulos de subcampeón y campeón de España, quedando octavo de Europa en 2008. Fue entonces cuando, debido a la presión de los niveles de exigencia que había alcanzado, decidió colgar los patines. O eso creía él, hasta que, por accidente, llegó al Plata.

Nacho Sánchez, en plena actuación en 'Rouge', en Las Vegas
Nacho Sánchez, en plena actuación en patines en 'Rouge', en Las Vegas
HA

“Por aquel entonces ya vivía en Zaragoza. Visitando uno de sus espectáculos, me enteré que buscaban nuevos números”, recuerda. La primera prueba, con el propio Bigas Luna, otro aragonés adoptado que aparte de por sus películas, pasó a la historia de la ciudad por reinventar el mítico café cantante con sus toques surrealistas, entre otras cosas.

"Tuve la gran suerte de formar parte del elenco de ‘Di Di Hollywood’ (2010), donde Bigas nos hizo sentir como auténticas estrellas"

La primera prueba fue en un local. Nacho hizo un pase con tacones. “Me han dicho que podrías hacerlo con patines”, le sugirió el cineasta. En cuanto a la segunda prueba, como no podía ser de otra manera, esta fue completamente surrealista. Llegué a El Plata media hora antes de que comenzara el siguiente show. Nada más llegar me dijo Bigas, “entra al camerino y cámbiate. Hoy actúas”, explica, entre risas.

Jamás en la historia del mítico local zaragozano se había podido contemplar un espectáculo de acrobacias sobre ruedas en un espacio tan reducido. Pronto acabó convirtiéndose en uno de los números más esperados por el público. En El Plata, Nacho se adentró de lleno en un mundo hasta ese momento desconocido: el del cabaret, el burlesque, el drag y las acrobacias aéreas. “También me tocó hacer cine. Tuve la gran suerte de formar parte del elenco de ‘Di Di Hollywood’ (2010), donde Bigas nos hizo sentir como auténticas estrellas”, afirma.

Después de tres años, tocaba emprender nuevas aventuras. Y estás le vendrían también desde el escenario del Plata, gracias a otra de esas casualidades de la vida. “El actor Antonio Pagudo vino a ver el show tras una actuación en el Teatro Principal. Al terminar, y tras hablar con Paco León e Yllana -primeros directores-, me dijo que había un personaje en The Hole que era para mí”, recuerda. Así, dando vida a el 'pony loco', recorrió buena parte del mundo durante unos seis años. Italia, Alemania, Francia, Argentina, México.... Hasta que la pandemia se cruzó en el recorrido.

"Vivir de esto es muy complicado, sobre todo en países como España. Formar parte de este espectáculo es una oportunidad de estabilidad que jamás habría imaginado”

“Si tuviera que resumir la experiencia con The Hole, sería como una auténtica maravilla”, admite Nacho. Tras el parón de la crisis sanitaria, regresó al formato Open del espectáculo -una adaptación al aire libre, para capear la pandemia- y a The Hole X, con motivo de su décimo aniversario. ¿El siguiente reto?: Hacer las américas.

El productor israelí Hanoch Rossen, que cuenta con varios shows en Estados Unidos, fichó al artista en uno de sus últimos números junto a otra compañera, Aránzazu Fernández. Así surgió la oportunidad de cruzar el charco y formar parte de ‘Rouge’, una obra de cabaret en un casino de Las Vegas, donde llegó hace apenas unos meses para integrarse directamente en el elenco de baile. “También tengo números de acrobacias aéreas y, por supuesto, con patines”, apunta.

Un sueño hecho realidad

Para él, asegura que está siendo “un sueño hecho realidad”. “Vivir de esto es muy complicado, sobre todo en países como España. Formar parte de este espectáculo es una oportunidad de estabilidad que jamás habría imaginado”, admite. Eso sí, el bailarín, que todavía no se ha hecho del todo a los ritmos americanos, reconoce que no olvida a su familia, que reside en Aragón, ni a sus amigos.

Nacho Sánchez, en Estados Unidos
Nacho Sánchez, en Estados Unidos
H. A.

Tampoco sus paseos por el centro de la ciudad, aquella que le ha visto crecer y desarrollarse como artista; ni aquellos lugares que se han convertido en su hogar, como La Almunia de Doña Godina, o los barrios de El Gancho y La Magdalena, donde vivió cuando estaba en Aragón. “Extraño mis cafés en la cafetería Marianela, con mi amigo Noel; también mis largas charlas con mis amigas del alma, Chely, Lily, Nuria, son muchas cosas”, admite, emocionado.

“El cambio de vida ha sido drástico, y la competencia en Las Vegas es atroz. Con más de 180 shows desarrollándose en la ciudad al mismo tiempo, cada día toca dar lo mejor”, señala. Eso sí, todo merece la pena por vivir de su pasión: “Es la vida que hemos elegido. Al final estoy haciendo lo que me hace feliz. Ha sido siempre así y lo seguirá siendo mientras podamos seguir”. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión