Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

El Ministerio de Cultura destinará 2 millones para las pinturas de la Mantería

El presidente de Aragón, Javier Lambán, dice que a partir de 2023 se trabajará en consolidar el templo y resolver los problemas de humedades.

La iglesia de la Mantería de Zaragoza, llamada la ‘Capilla Sixtina de Aragón’, parece estar un poco más cerca de ser restaurada y recuperar su esplendor. El pasado mes, el Gobierno de España y el de Aragón mantuvieron una reunión en la que se abordaron, entre otras cuestiones, sus problemas de conservación. Este templo de la plaza de San Roque, propiedad de las Escolapias y declarado Monumento Nacional en 1946 y Bien de Interés Cultural en 2001, sufre el deterioro prolongado de sus frescos desde hace décadas.

La iglesia ha sufrido desprendimientos y, sobre todo, ha visto dañadas las pinturas del siglo XVII que decoran su interior, y que son obra de Claudio Coello. «El Gobierno de España está dispuesto a actuar en los frescos pero nosotros tenemos que resolver las humedades que han ocasionado el deterioro de las pinturas», reconoció Lambán entonces.

Uno de los momentos más dramáticos que ha vivido este edificio fue el derrumbe de una de las cúpulas en mayo de 2001, que no causó víctimas mortales pero sí dos heridos de gravedad. Se perdió también un mural que cayó al suelo y se fracturó en más de 14.000 fragmentos, que se conservan en los almacenes de la antigua Universidad Laboral, cuyos fondos están siendo trasladados a distintos depósitos de la ciudad tras el anuncio de la demolición de este antiguo centro educativo propiedad del Gobierno de Aragón.

Tras la perdida de las pinturas que decoraban sus muros, quedan las de las cúpulas, y urgen una actuación inmediata para frenar su deterioro.

“Estamos trabajando para dar pasos sin prisa, pero desde luego sin ninguna pausa, de cara a la recuperación de las pinturas, que en un momento determinado se tiene que concretar en un convenio a tres bandas entre la congregación de las Escolapias, el Ministerio de Cultura (a través del Instituto del Patrimonio Cultural de España -IPCE-) y el Gobierno de Aragón”, ha subrayado esta mañana Javier Lambán durante su visita a la iglesia de la Mantería, acompañado del consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, y la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón.

“Por parte de la congregación, se tiene que producir una decisión, que las hermanas tienen prácticamente adoptada, de cesión de uso de la iglesia por unos años, que no es algo que se les imponga por capricho, sino porque dese el punto de vista jurídico, para que el IPCE actúe tiene que ser un patrimonio adscrito a su propiedad, aunque sea temporalmente”, ha añadido.

Acerca de las actuaciones necesarias, su coste y los plazos para la intervención en la Iglesia de la Mantería, Lambán ha explicado que “por parte del Gobierno de Aragón se tienen que hacer las aportaciones correspondientes para consolidar el edificio, eliminar los problemas derivados de las humedades y alguna otra cuestión, y desde luego, ahora que el departamento está desarrollando el proyecto de presupuestos para el año 2023, lo está teniendo en cuenta como una cuestión absolutamente prioritaria”.

Lambán ha señalado que “están muy avanzados los trabajos de definición presupuestaria de lo que tenemos que aportar, pero no del todo, y en el caso del IPCE, se habló de alrededor de los dos millones de euros, aunque esta cifra podría incrementarse si fuera necesario”.

Aunque todavía no se puede precisar cuándo comenzarán las actuaciones correspondientes al Gobierno de Aragón, relativas a la consolidación del templo y la eliminación de humedades, ni cuanto durarán, el presidente de Aragón ha expresado que “no tendría que ser un plazo excesivamente largo, aunque la restauración de los frescos durará más tiempo. En cuanto al convenio de cesión de uso por parte de la congregación, se tendría que extender más años. Justamente los que el IPCE, según sus normas, necesite para que le sea aprobada la intervención, ya que esta es una cuestión puramente jurídica”.

La intención del Gobierno de Aragón es que ese convenio “sirva también para que se abran las puertas de la iglesia a la contemplación de las pinturas por parte de las gentes, pero siempre desde un respeto por parte del Gobierno hacia aquellos usos para los que fundamentalmente fue construido este edificio, que tienen que ver fundamentalmente con la fe y la religión”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión