Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Orquestas por Aragón: cuando toca pasar de Camilo a Camela, sin olvidar a Chanel, Aitana, Fito, Maná o Amaral

AC/DC, Metallica o Iron Maiden conviven perfectamente en una sesión con las versiones italianas de Dalma.

Ery Praderas, cantante de la orquesta Manacor.
Ery Praderas, cantante de la orquesta Manacor.
H. A.

El verano avanza indetenible, por encima de alegrías y sinsabores, todavía lejos pero ya bastante cerca (ya saben, lo del vaso, medio lleno o medio vacío) de ese mes lleno de retornos, septiembre, donde algunos afortunados harán su agosto marchándose lejos de la rutina tras guardar el fuerte citadino en los calores del verano tradicional. A mediados del octavo mes del año, empero, las orquestas siguen inmersas en su tour estajanovista de cada agosto, que se extiende en muchos casos a las primeras semanas del mentado septiembre. Bolos casi diarios (o varios a la semana), mucho kilómetro, todo el trasnoche del mundo y, por supuesto, repertorios afinados para dar el do de pecho cada jornada.

Ery Praderas canta en la orquesta Manacor, que durante muchos años llevó el recordado Luis Margalejo. “Es mi primera experiencia profesional como cantante, aunque ya es la séptima temporada que hago con la orquesta. Canto desde chiquitita: tengo formación coral clásica y también toco el piano. Me llamó Luis y vine: junto a Edhu Palacho seguimos honrando cada día el legado de Luis. Además de la formación clásica también nos manejamos a dúo con versiones más tranquilas, a dos voces, él con la guitarra y yo al piano. Tenemos igualmente un formato ‘party’ modular, con cuatro, cinco o seis integrantes. Nos adaptamos a cada lugar”.

Ery explica que actualizar el repertorio es tan importante como mantener los temas que no se borran del imaginario popular, aunque cada combo tiene su especialidad y ciertos campos acotados: no todas tocan de todo, para entendernos. “Además de temas de temporada, hemos renovado hits de siempre con nuevos mixes: un lavado de cara. Por ejemplo, llevamos una canción que piden mucho, ‘Mon Amour’ de Aitana y Zzoilo; de Tangana mezclamos ‘Tú me dejaste de querer’ con el dúo ‘Ateo’ que hace con Nathy Peluso. Tenemos un ‘mix dance’ que funciona muy bien: ahí entran desde el ‘Give it Up’ a Christina Aguilera, y también La Pegatina, Malú… me manejo bien con los registros altos, por suerte”.

La vocalista de la Manacor aclara que “nunca me han pedido Rosalía, pero sí cosas que sorprenden más, sobre todo cuando las pide gente muy joven, como Melendi o Coyote Dax. Por otro lado, como nuestras audiencias van desde los adolescentes a la gente de 40 y 50, a veces te encuentras con que uno y otro grupo piden canciones ochenteras, unos de la generación de sus padres y otros porque tenían 17 cuando sonaban. En cuanto a peticiones de canciones concretas, no fallan nunca ‘Clavado en un bar’ de Maná, cualquiera de Amaral, ‘Escuela de calor’ de Radio Futura o ‘La chica de ayer’ de Nacha Pop… bueno, y ‘Pájaros de barro’ de Manolo García. Yo las vivo todas, pero si me pones Adele, Malú o ‘The best’ de Tina Turner, un poco más”.

Orquesta La Fania.
Orquesta La Fania.
H. A.

Recién llegado, y motivado

Javier Cadena, de 27 años, ha empezado este año como cantante en La Fania, orquesta que trae un frente de cinco vocalistas entre mujeres y hombres. También lleva afinando toda la vida, pero no tiene formación reglada y nunca había probado el campo profesional, aunque forma parte del Coro Juvenil de Zaragoza

“Me apetecía probar -explica Javier- y hasta ahora estoy muy contento, la verdad. En el repertorio llevamos de todo un poco, para complacer a la gente más allá de su edad o inclinación musical; normalmente empezamos con canciones italianas, tirando sobre todo de las que versionó Sergio Dalma con clásicos de hace unas décadas. También le damos a la ranchera… va según el pueblo y los rangos de edad que se esperen o que nos encontremos, vamos preparados para ir adaptándolo todo”.

El temazo eurovisivo de Chanel, ‘SloMo’, ha entrado con fuerza este verano en el mundo de las orquestas. “Tampoco faltan éxitos actuales como ‘La niña de la escuela’ de Lola Índigo con Belinda y Tini Stoessel, o ‘Vida de rico’ de Camilo… cuando nos metemos con temas en inglés hay un mix que gusta mucho e incluye a Queen, Beyoncé o Michael Jackson, entre otros". 

Javier apunta que "para acabar solemos ponernos algo más duros, y no falta el ‘Highway to Hell’ de AC/DC”. De lo vivido este verano, Javier se queda con una experiencia muy reciente. “Estuvimos el otro día en San Lorenzo; el bolo de Huesca fue impresionante. También estuvo muy bien la actuación de Vitoria; está siendo emocionante trabajar en La Fania, hasta el punto de que me planteo seguir en este mundillo. Ando con otros proyectos, pero me ha enganchado la tarima”.

Elena Cintora, vocalista de los grupos Impakto y Sundays Republic.
Elena Cintora, vocalista de los grupos Impakto y Sundays Republic.
E. A.

Versátiles y bregados

El grupo Impakto (de Espectáculos Arbués) tiene como núcleo y motor a la pareja formada por Elena Cintora y José Antonio Jiménez, que además de la orquesta tienen un proyecto de rock (Sundays Republic) y son padres de dos críos pequeños. Durante el año trabajan en terrenos ajenos a los focos (aunque el arte está presente en el quehacer cotidiano del 50% de la pareja) y sus vacaciones son para ‘impaktar’. 

“Tengo una escuela de canto desde hace años -explica Elena- y mi marido es director de compras en una empresa de electricidad. Eso sí, el verano es para la carretera y los bolos. Este verano llevamos un gran repertorio: ¿sabes cuál es? Un abecé, el mismo esquema desde hace muchos años. Baile para empezar, pachanga para seguir, temas del verano después y rock de toda la vida en el remate; nos funciona, nos lo piden y lo hacemos muy a gusto”.

Elena no oculta su deriva metalera. Es más, presume de ella. “Nuestra orquesta suele acabar con un bis que incluye a Metallica, Iron Maiden o AC/DC; además, lo canto yo, y encantada de hacerlo. La Raíz, un grupo cañero que nos encanta, también conecta con los chavales que aguantan hasta el final. Vamos, que el pasodoble lo canto con una sonrisa, pero no es ‘gratis’, a cambio meto también lo que me gusta y creo que con eso nos diferenciamos un poco del resto. Pero lo dicho, se hace reguetón porque la gente lo pide, se hacen grandes éxitos de otros géneros por lo mismo… ‘SloMo’, Rigoberta y su ‘Ay Mamá’, Sebastián Yatra y sus ‘Tacones rojos’, todo eso”.

La vocalista y docente sigue sorprendiéndose del calado que tienen ciertos temas ‘de siempre’ -entendiendo por ‘de siempre’ dos o tres décadas’- como ‘Clavado en un bar’, de Maná, o ‘Soldadito marinero’ de Fito. “Esas dos no fallan, pero emociona hacer Medina Azahara y que gente muy joven responda con entusiasmo. Luego vas con ‘Bailemos un vals’ y todos contentos. Lo que sí no hacemos ya, desde hace cinco o seis años, es ‘Paquito el chocolatero’: cuestión de salud mental. Este año nos piden mucho Camela última hora de la madrugada… ¡gente de 18 años! Mata un poco, pero le damos para allá; hace 10 años los cierres eran con Los Pecos”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión