Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

música

Dos clásicos para el primer sábado de agosto

Santiago Auserón presenta el disco ‘Libertad’ en la azotea del Museo Pablo Serrano (22.00). Pablo Milanés lleva su gira ‘Días de luz’ al monasterio de Veruela (19.30).

Santiago Auserón, en un concierto reciente en Lluc (Mallorca).
Santiago Auserón, en un concierto reciente en Lluc (Mallorca).
Rubén Gámez/Europa Press

Dos astros de la canción coincidirán este sábado 6 de agosto en tierras zaragozanas. Dos figuras incuestionables serán agua y vida en un hasta ahora desértico verano –musicalmente hablando– en la capital aragonesa y alrededores. Santiago Auserón, transmutado en Juan Perro, y Pablo Milanés son estos dos superhéroes que, armados con una guitarra y un micrófono, iluminarán este primer sábado de agosto.

En orden cronológico, el primero en comparecer será el trovador cubano. Protagonizará, a partir de las 19.30, la segunda jornada y el plato fuerte de la XXVII edición del festival Veruela Verano con un recital en la iglesia de dicho monasterio con las entradas agotadas con mucha antelación. Será la tercera escala en la Comunidad de la gira ‘Días de luz’, que anteriormente recaló en Huesca (en 2021) y Zaragoza (el pasado marzo). "No he parado de dar conciertos, que es lo que más me gusta hacer. Siempre tengo también alguna colaboración en el estudio, generalmente para jóvenes que me piden apoyo y con otros compañeros de profesión, pero sin duda, lo que más placer me produce son los conciertos en directo", explica.

A sus 79 años, Milanés mantiene prendida la llama de la pasión por la música, una íntima relación que, lejos de menguar, se mantiene incólume. "En mi caso es una vocación apasionada desde muy pequeñito. Toda mi vida ha estado dedicada y lo está a la música. Desde los 5 y 6 años, en los que me presentaba a concursos en la radio hasta hoy en día, mi único cometido ha sido la música", comparte.

Confeccionar el listado de canciones que interpretará hoy en Veruela, en un repertorio tan rico y profundo como el suyo, es una labor titánica. "Imagínese, son tantas canciones que a veces me cuesta elaborar un repertorio, pero siempre trato de que no falten algunos de los clásicos que la gente espera, y otras canciones nuevas, más recientes. Quiero agradar al público. Que hoy en día alguien se tome el tiempo de venir y sentarse a escucharme es un acto que valoro mucho; siempre lo he hecho, tanto fuese para aforos grandes, como para otros muy pequeños, y siempre he sido muy querido en Aragón", agradece.

Una noche con Juan Perro

Recién cumplidos los 68 años, Santiago Auserón regresa a casa para presentar su más reciente disco, ‘Libertad’, en la azotea del Museo Pablo Serrano (22.00) en el marco del festival ‘Música para noches de verano’ Múver y con todo el papel vendido. En este nuevo álbum, que sucede a ‘Cantos de ultramar’ (2020), el zaragozano amalgama una colección de diez canciones propias que ven la luz unidas por cuatro características fundamentales: la variedad con la que han sido concebidas, la energía que rezuman, el refinamiento que emanan y la exquisita madurez que transpiran.

Retornar a la ciudad que le vio nacer supone un incentivo que, de puertas afuera, gestiona con contención. "No me gusta hacer la rosca a los míos. Me he educado como un nómada desde los 8 o 10 años y me siento bien siendo forastero en todas partes. Pero uno está hecho de ciertas entretelas y eso no se puede cambiar. Cuando llego a mi ciudad natal, a Huesca, a Teruel o cualquier pueblo de Aragón, me siento como un instrumento dispuesto a dar el tono. Reconozco el aire, la luz, el rumor del agua, los matices del habla, se apodera de mí una exaltación que casi me ruboriza, que tengo que moderar. Mantengo una relación íntima y profunda con mi tierra", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión